Des-zentsu elektorala 2014 / Des-censo electoral 2014

En las semanas previas a las elecciones al parlamento europeo convocadas para el 25 de mayo de 2014, aproximadamente a 500.000 personas del Estado español se nos comunicó nuestra designación como miembros (titulares o suplentes) de las mesas electorales, con la  consiguiente obligatoriedad de asistir bajo la amenaza de “pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses” si decidíamos no presentarnos.

El 19 de mayo dos gasteiztarras presentamos ante la correspondiente junta electoral de zona el escrito en el que anunciábamos nuestra decisión de no presentarnos (véase Anexo I) y solicitábamos que se diera conocimiento de ello al resto de personas obligadas a formar parte de dicha mesa,  para que tengan conocimiento del hecho y disculpen las molestias e inconvenientes que la decisión les pueda acarrear. En días posteriores hicimos públicas nuestras razones para ello, que se pueden resumir en el escrito que publicamos en diversos medios (véase Anexo II).

Días después la junta electoral nos remitió un único escrito dirigido a ambos en el que nos comunicaba que se nos reiteraba la obligación de acudir a la mesa electoral, advirtiéndonos que de no hacerlo “adoptará las medidas que correspondan”. Lógicamente, ese escrito no tuvo ninguna repercusión sobre nuestra decisión y el 25 de mayo no acudimos a la constitución de las mesas.

Como ya comentábamos en el texto que recogía nuestros argumentos sabemos también que no somos las primeras personas en hacerlo y que otras ya lo han hecho en distintos años y lugares, y que también en estas elecciones habrá quien desobedezca públicamente. De hecho, no son pocos los casos similares que han tenido lugar desde los años 90 en las diversas convocatorias electorales (véase en este mismo blog el aparado sobre la historia del des-censo electoral) y se cuentan por millares los casos de gente que sin reivindicación pública alguna no acude a los llamamientos. No obstante, en las elecciones al parlamento europeo de mayo de 2014 se experimentó un salto cuantitativo en este proceder, habiendo al menos otras 10 personas más que (sin habernos puesto previamente de acuerdo para ello) llevaron a cabo el mismo acto de insumisión a la imposición de formar parte de la mesa electoral (véase en los anexos que siguen los escritos presentados por cada una de estas personas).

La forma en que a partir de entonces han procedido diferentes poderes del Estado con cada una de las 12 personas insumisas al censo en las elecciones de mayo ha sido diversa (como también ha ocurrido en elecciones anteriores a ésta). Así, por ejemplo, el desobediente de Villar de Ciervo (Salamanca) Héctor Beas, tras presentarse el 25 de mayo a comunicar que no constituiría la mesa, fue posteriormente detenido en su domicilio por la Guardia Civil, huellado y fotografiado en el cuartel y sólo posteriormente puesto en libertad. Este mismo insumiso al censo tuvo que hacer frente el 9 de junio a un juicio rápido en los Juzgados de Ciudad Rodrigo, en el que fue condenado a una multa de 480 euros.

Llamativo también es el caso de la insumisa al censo, y por entonces vecina de Hervás (Cáceres) Nur Zurita, a quien citaron a una declaración indagatoria ante el juez de instrucción en pleno mes de agosto, estando en la actualidad pendiente de que el Fiscal efectúe escrito de acusación. O el de Adrián Vaíllo, objetor electoral en 2011, quien todavía no ha sido juzgado. El resto de insumisos que practicamos el des-censo electoral el pasado 25 de mayo de 2014 aún no hemos tenido más novedades legales (a fecha de hoy). No son pocos los casos de desobedientes al censo electoral de pasadas convocatorias electorales que no han llegado a juicio.

Os adjuntamos a continuación los distintos textos remitidos por las 12 personas desobedientes y que, dentro de la postura general de insumisión al censo, recogen también el perfil personal de cada una de nosotras.

ANEXO I

A LA JUNTA ELECTORAL DE ZONA DE …………………………………..

Yo…………………………………………………………………………..………….. con DNI…………………………y domicilio en……………………………………….,

EXPONGO:

Hace unos días se me informó de que he sido designado para formar parte, como …………………………., de la mesa electoral …………………………………….. situada en …………………………………………………………………….

Según ello debería comparecer el ………. de ……………………., con motivo de la celebración de elecciones……………………, a las 8 de la mañana para la constitución de dicha mesa, así como permanecer en ella hasta que finalice el proceso electoral. Todo ello bajo la amenaza de “pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses” si decido no presentarme.

Pues bien, he decidido no presentarme y me gustaría que se diera conocimiento de ello al resto de personas obligadas a formar parte de dicha mesa,  para que tengan conocimiento del hecho y disculpen las molestias e inconvenientes que mi decisión les pueda acarrear.

Frente a las elecciones promovidas por el Estado, propongo la autogestión y el asamblearismo, la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común y el mutuo esclarecimiento sin el que no puede existir la democracia (gobierno del pueblo y por el pueblo). Solamente así podremos hacer frente al desinterés y la apatía por lo público que caracteriza a un sistema que, además, coacciona a la gente para que forme parte de sus mesas electorales.

Por último, quisiera aclarar brevemente algunas cosas. No pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden; por supuesto, tampoco tengo la intención de causar ningún trastorno a quien decida votar. Es un simple acto de denuncia de una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro. Es una simple decisión que me hace rechazar participar en aquello que asfixia algunas de las expresiones más privadas y profundas de mi conciencia, mi libertad y mi ideología.

Vitoria-Gasteiz, a … de mayo de 2014

Firmado:

ANEXO II

Desobedeceremos el nombramiento para mesa electoral

Somos dos personas a las que una notificación de la Junta Electoral nos impone el deber de tomar parte en las mesas electorales de las próximas elecciones europeas del 25 de mayo. Mediante estas líneas queremos anunciar públicamente que desobedeceremos esa imposición, no presentándonos, como forma de iniciar una campaña que busca abolir esta obligación del Estado de formar parte del censo electoral y que exige, bajo sanción, estar en las mesas electorales de las distintas elecciones. El objetivo es claro: que cualquiera que renuncie a sus “derechos” electorales (votar y/o ser votada) por motivos de conciencia (sean cuales sean) no se sienta en la obligación de tener que cumplir con esos supuestos derechos (reducidos básicamente a formar parte de las mesas electorales el día de las votaciones).

Si una persona no quiere formar parte del censo electoral, cuya única función es la confección del listado de personas que pueden votar en unas elecciones y, al mismo tiempo, ser elegidas para formar parte de las mesas electorales, ¿por qué razón esto ha de ser obligatorio? Intuimos que el principal fundamento de tal imposición es el temor a que un gran número de personas objete al censo electoral, evidenciando así la desafección popular por el proceso electoral mismo –y lo que a la postre significa–. De seguir por estas lides pronto será obligatorio votar, como ya ocurre en algunos países.

Sin embargo, sería tan sencillo como que cada cual eligiese si desea figurar en el censo electoral o no. La inscripción voluntaria en él otorgaría unos derechos que permitirían ejercer el voto, si así se desea. Pero no; el miedo institucional a que se vea que “el rey está desnudo” niega esa posibilidad, amenazando con sanciones, lo que ya nos resulta harto conocido.

Hace algo más de 25 años los firmantes de este artículo nos conocimos en el marco de una campaña que tenía como objetivo acabar con los ejércitos mediante la desobediencia: la insumisión. Ambos estábamos exentos de la mili por haber sido declarados “inútiles para el servicio”, y sin embargo, aprendiendo del compromiso y la admirable iniciativa de aquellos jóvenes que, aun a costa de jugarse su libertad, decidieron hacer frente a la imposición del servicio militar, decidimos involucrarnos plenamente en aquella campaña porque sentimos que las insumisas voluntades individuales basadas en un compromiso colectivo son la única herramienta capaz de transformar cualesquiera realidades injustas.

Un cuarto de siglo después la casualidad ha hecho que, como les sucediera a aquellos jóvenes de entonces, nosotros ahora, en el momento en que creemos que hay más razones que nunca para no avalar con nuestra participación este sistema electoral, nos encontremos en la tesitura de obedecer esa imposición, lo que nos deja dos opciones: colaborar con ella para consolidarla o, siguiendo el ejemplo insumiso, ser coherentes con nuestras conciencias y negarnos a obedecer otra ley injusta. En esta ocasión contamos, además, con un factor determinante: a diferencia de la mili, ahora somos todas y todos quienes podemos practicar esta desobediencia. La historia está plagada de demostraciones de desobediencia a la injusticia practicada por mujeres en todos los pueblos y culturas.

No se trata de disfrazar como un acto de desobediencia lo que, pensarán algunas personas, no es más que un escaqueo. Sin tener nada contra quienes sí se escaqueen antes de cumplir con una obligación injustamente impuesta, nosotros somos conscientes de que hacer pública nuestra negativa nos acarreará un sanción segura de la que, en otro caso, alguno de nosotros se podría haber librado (uno de los dos es segundo suplente).

Sabemos también que no somos las primeras personas en hacerlo y que otras ya lo han hecho en distintos años y lugares, y que también en estas elecciones habrá quien desobedezca públicamente.

Lo que proponemos es que, más allá de nuestros casos particulares, esta actitud desobediente o des-censo electoral sea una herramienta válida para hacer frente a una imposición y para que el testimonio nos sirva para cuestionar y para no contribuir a mantener un sistema de gobierno y una forma de entender la política en las que lo que menos importa y cuenta son las poblaciones y sus necesidades y sueños, que somos relegadas al mero papel de votantes cada equis años.

Como recientemente afirmaba el primer objetor de conciencia, Pepe Beunza:

El peligro más grande del ser humano es el obedecer, somos seres educados para la obediencia ¿Dónde se educa para la desobediencia? ¿En qué escuela? Y, sin embargo, no hemos nacido para obedecer órdenes sino a nuestra conciencia y así ser libres, dignos y responsables.

El culto a la obediencia es una de las herramientas más peligrosas y una de las mayores fuerzas que tiene el poder para tenernos sometidos. Hay que volver a valorar la dignidad de la conciencia y la desobediencia

Desde ese mismo convencimiento, creemos que ha llegado la hora de, también en esta cuestión, negarnos a obedecer hasta conseguir que esta imposición sea desterrada. ¡Sumémonos al des-censo electoral! Nosotros empezamos a aportar nuestro granito desde ya, ¡hagamos surgir la playa de la desobediencia!.

Carlos Zulaika y Antonio Escalante, insumisos al censo electoral


Ez dugu hauteslekuetara joateko agindua beteko

Maiatzaren 25eko Europako hauteskundeak izango dira, eta gu biok hauteslekuetako mahaietan egon behar dugu, hauteskunde batzordeak horretara behartzen gaituelako. Idatzi honen bidez, jakinarazi nahi dugu ez dugula inposaketa hori onartuko eta ez garela joango. Era horretan, hautesle erroldako partaide izateko Estatuak ezartzen digun derrigortasuna bertan behera uzteko kanpaina bati hasiera eman nahi diogu. Helburua argi eta garbi dago: kontzientzia arrazoiak direla eta, “hauteskundeetako partaide izateko eskubidea”ri (bozkatzeko edota bozkatua izateko aukerari) uko egiten dion edonor ez behartzea “ustezko” eskubide horiek betetzera (hauteskunde egunean hautes mahaietan partaide izatea baino izan ohi ez dena).

Hautesle erroldaren helburu bakarra hauteskundeetan bozkatu ahal duten pertsonen eta, aldi berean, hauteskunde-mahaietako partaide izan daitezkeenen zerrenda egitea da. Pertsona batek hautesle errolda horretako partaide izan nahi ez badu, zergatik izan behar du derrigorrean partaide? Uste dugu ezarpen horren arrazoia ondokoa izan daitekeela: jende askok uko egingo balio hautesle erroldan egoteari, hauteskunde prozesuen “zilegitasuna” kolokan egongo litzateke. Gainera, ematen du bide honetatik jarraituz gero, laster derrigorrezkoa izango dela bozkatzea, beste herrialde batzuetan gertatzen den bezala.

Asmo hori ez balute, oso erraza litzateke bestelako bide bat hartzea: bakoitzak erabakiko luke hautesle erroldan parte hartu nahi duen ala ez. Norberak, izena nahita emanda, bozka emateko eskubidea izango luke, hala nahi izanez gero. Baina ez dute bide hori nahi; denok “erregea biluzik” dagoela ikusteak beldurtu egiten ditu erakundeak, eta beste bide hori egiteko aukera ukatzen digute; horretarako oso ondo ezagutzen ditugun zigorrak erabiltzen dituzte.

Artikulu hau sinatzen dugunok orain dela 25 urte ezagutu genuen elkar. Garai hartan intsumisioak eragindako desobedientziaren bidez derrigorrezko soldadutzari amaiera eman nahi zion kanpaina baten barruan ezagutu genuen elkar. Biok ez genuen soldadutza zertan egin, “zerbitzurako ezgaitzat” jo gintuztelako, baina soldadutzaren derrigortasunaren aurka ari ziren gazte haien konpromisoari –euren askatasuna arriskuan jarrita ere- eta ekimen zoragarri hari jarraituz, kanpaina hartan buru belarri aritzea erabaki genuen, norberaren jarrera intsumisoetan oinarrituta dagoen guztion konpromisoa egoera bidegabeak aldarazteko baliabide eraginkor bakarra zela sentitu genuelako.

25 urte igaro dira. Garai hartan gazte haiei gertatu zitzaien bezala, hauteskunde sistema honi zilegitasuna ez emateko inoiz baino arrazoi gehiago dagoen une honetan, guri ere antzeko erabaki bat hartu behar izatea egokitu zaigu: edo ezarritakoari men egin, era horretan sistemari indartzen lagunduz, edo, aitzitik, ezarritako lege bidegabe bati muzin egin, intsumisoen ereduari eta gure kontzientziari jarraituta . Gainera, une honetan bestelako kontu garrantzitsu bat daukagu: soldadutzan ez bezala, desobedientzia honetan denok har dezakegu parte, bai gizonezkoek, bai emakumezkoek. Ezin dugu ahaztu historian zehar herrialde eta kultura askotako emakumeek bidegabekerien aurka egin dituzten desobedientzia ekintza asko daudela.

Batzuen ustez, gure desobedientzia ez joate hutsa mozorrotzeko modu bat izango da, baina ez da hori gure asmoa. Ezarritako betebehar baten aurrean ez joatea eta kito erabakitzen dutenen aurka ez dugu ezer, eta gainera, badakigu gure jarrera jende aurrean plazaratzeak zigorra ekarriko duela; ezer esan gabe egingo bagenu, biotako batek izango ez lukeen zigorra, bigarren ordezkoa baita.

Era berean, badakigu ez garela ekintza hau egiten dugun lehenak eta beste pertsona batzuek gauza bera egin dutela hainbat leku eta urtetan, eta hauteskunde hauetan ere jende aurrean desobedientzia egingo dutenak egongo direla.

Gure proposamena gure une honetako egoeratik haratago doa eta honako hau da: desobedientzia era hau betebehar baten aurkako baliabide egokia izatea eta ekintza honen bidez, gaur egungo gobernu sistema bat eta politika ulertzeko modu bat kolokan jartzea, gaur egungo politikan herritarron beharrek eta ametsek garrantzirik ez baitute, eta noizean behin boto emaileak baino ez baikara.

Duela gutxi Pepe Beunzak, lehen kontzientzia eragozleak, ondokoa zioen:

  • Gizakiaren arrisku handiena obeditzea da, men egiteko hezitako gizakiak gara. Non hezten gara/gaituzte desobedientziarako? Zein eskolatan? Eta, hala eta guztiz ere, ez gara aginduak betetzeko jaio, gure kontzientziak agintzen diguna betetzeko baizik, eta, era horretan, askeak, duinak eta arduratsuak izateko.
  • Men egite itsu-itsua baliabide arriskutsuenetakoa da, eta botereak gu menpean edukitzeko duen indarrik handienetakoa. Berriro ere indartu behar dugu kontzientziaren eta desobedientziaren duintasuna.

Horiek garbi izanda, uste dugu gai honetan ere men egiteari uko egiteko garaia dela, betebehar hori bertan behera gera dadin. Bil gaitezen hautesle erroldetatik atera nahi dugunok! Gu igande honetan bertan hasiko gara.

Carlos Zulaika eta Antonio Escalante, hautesle erroldarekiko intsumisoak

 

ANEXO III

Escritos presentado por las personas insumisas al llamamiento a las mesas electorales en mayo de 2014.

NURIA ZURITA, Hervás (Cáceres)

OBEDIENCIA O CASTIGO
El lado opresivo de la Ley Electoral.

Por qué me han citado a una mesa elecoral y por qué me niego a ir.

No hay conversación en el barrio que no contenga crítica política. Es más, a nadie le sorprende que sea la propia clase política quien más alce la voz. Y sí, sufrimos un sistema de gobernantes corruptos, de sonrisa recalcitrante, enfermos de poder, y además, sin compasión hacia sus congéneres… pero aun así, “hay que votarles”. Mintiendo generarán nuevamente la esperanza de que serán ellos los que cambien, o incluirán a alguien nuevo en la “lista” del partido de moda que de verdad merezca la pena, o mejor aun, un partido nuevo y revolucionario. La suerte de mesías que hemos mamado, que nos dirija para no tener que hacerlo nosotros.

De todo esto estamos cansadas de hablar y vaticinamos que no llegará, que no es casualidad la corrupción generalizada, que el poder es así, corrompe a quien lo ejerce.

Delegamos nuestra soberanía en otras personas, y asumimos ser espectadores de nuestra propia vida y la de nuestros vecinos. Demasiado tiempo frente al televisor. Nos han robado el significado de demasiadas palabras. La política nace y se hace en toda relación humana, en nuestras tierras o en nuestras calles, y esa debería ser la relevante. La que se hace desde la cercanía y la implicación, entre todos y para todos. Sin esloganes, por favor.

Es más fácil dejarse ser gobernado por un total desconocido, que luchar por una convicción propia.

Es más fácil ver la televisión que seguir estudiando, más fácil “entretenerse” con cualquier fruslería que esforzarnos por crear, por reivindicar nuestra voz y nuestras capacidades. Gana el camino fácil y el camino del miedo.

Con mi decisión me expongo a un castigo de hasta un año de prisión o 24 meses de pena multa. Lo dice una ley injusta -hasta en su sistema de recuento de votos- . Lo asumo. Mi “excusa”, objeción de conciencia por motivos ideológicos y morales, recogida en el art. 16 de la misma constitución que nos garantiza vivienda y trabajo… La Junta electoral la desestima.

En cambio veo que sí se contempla la posibilidad de no asistir por “motivos religiosos”, y soy incapaz de comprender por qué ciertas creencias se amparan y no otras. Si es por fe, yo también la tengo. Fe en la capacidad de un pueblo para decidir por sí mismo, con movimientos asamblearios y autogestionados; creencia en que soberanía es “alma” de un pueblo y no debe venderse ni entregarse. Y desde luego, ninguna fe en el Estado.

También veo que se contempla la relevancia de un acontecimiento deportivo como hecho extraordinario para eximir a un hincha de un equipo de fútbol de su llamamiento a formar parte de una mesa electoral -portada del periódico “El Mundo” del 21 de mayo-. Me da profunda vergüenza que se estime un acto deportivo antes que una cuestión ética.

Si interesara tener paisanos conscientes, pensantes e independientes, se nos enseñaría desde bien pequeños a ser partícipes y capaces de tomar decisiones sobre aquello que afecta a nuestra vida. Se premiaría la crítica trabajada. Bienvenidas las voces discordantes que ayudan a tumbar antiguas hipótesis y crear nuevos puntos de vista. Pero no. Desde luego esa no es la educación que vivimos.

Aprendemos bien a acatar y a no intentar llamar la atención más que por méritos académicos. Y de mayores nos cambian pupitres por papeletas, ahí nuestra raya, hasta ahí nuetra voluntad, a no ser que quieras ser uno de ellos y ser entonces tú quien marca las pautas. Lo llaman carrera política.

No interesa la desobediencia, el Pueblo lo sabe, y al Estado no le falta ocasión para recordarlo usando su “legítima violencia”.

En ciertos países están obligados a votar bajo pena de multa, nosotros aun no, podemos no ir, en el fondo no les afecta e incluso a algunos les beneficia. Aunque la mayoría absoluta no votase, nada pasaría.

Yo no voto, no me veo capaz de legitimar este modelo político, mi conciencia no me lo permite. No suscribiré el “si no votas no puedes quejarte”. Mi convicción es meridianamente opuesta, si votas, si decides que sea otro el que hable por ti, aceptando el “mal menor” es, a mi parecer, cuando la queja posterior se queda vacía. La abstención es una crítica en sí misma, la abstención activa, lo deseable.

A este sistema -aun con cada vez más detractores- no le faltan acólitos. No debería existir problema en encontrar suficientes voluntarios para formar sus mesas electorales.

No seré yo la única que haga primar sus principios este 25 de mayo. Ya los hubo antes y los habrá después. El objetivo no es “librarme” de un tedioso día cotejando la identidad de mis vecinos, yo ese día trabajaré igualmente, mi intención es ser borrada del censo electoral y que sólo forme parte de él quien quiera respaldar este estilo de política. Así como se consiguió constituir un ejército no obligatorio.

El castigo, sobredimensionado, como siempre que se intenta mantener a la gente mansa, abusando del uso del miedo que el poder puede inducir.

Nuria Zurita.

 

BALTASAR PALICIO (Alicante)

Baltasar Palicio Maestre (…) ante la Junta Electoral de Zona de Alicante comparece y

EXPONE :

Que el pasado viernes, al volver de una visita familiar, tuvo conocimiento del escrito de la presidencia de la Junta Electoral de Zona de Alicante comunicándole que había sido designado Presidente de la Mesa Electoral número 6 11 B, que deberá constituirse en el CP San Fernando (sito en la calle Ciudad Real, número 19, de esta ciudad) a las 8 de la mañana del día 25 de mayo, para las elecciones al Parlamento Europeo 2014.

En el escrito de comunicación de la Junta Electoral de Zona se señala que la condición de miembro de la Mesa Electoral tiene carácter obligatorio, salvo la posibilidad de renuncia a partir de los 65 años o la presentación de excusa justificada documentalmente que impidiera la aceptación del cargo y previa alegación dirigida a la citada Junta.

En el último párrafo de dicho escrito se amenaza con pena de prisión de seis meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses, para el caso de que no concurriera a desempeñar las funciones que se me imponen o que se pretende imponerme, abandonara las mismas sin causa legítima o incumpliera sin causa justificada las obligaciones de excusa o aviso.

Por todo ello, mediante el presente escrito, comunico a la Junta Electoral de Zona mi intención de practicar la OBJECIÓN DE CONCIENCIA ante la citada comunicación de designación, habida cuenta que mi conciencia e ideología anarcosindicalistas se ven violentadas por el hecho de tener que colaborar con un sistema electoral y un modelo político con los que estoy en completo desacuerdo.

En efecto, esta democracia llamada representativa, burguesa y meramente formal, deja la capacidad de decisión en manos de una élite, los políticos, que ejerce el poder a espaldas de la ciudadanía, ostenta privilegios y se lucra en connivencia con el Capital. Mis supuestos representantes, a mi entender, no son más que usurpadores de la soberanía popular a la que dicen representar, mediante una farsa electoral que se escenifica una vez cada 4 años.

En nombre del pueblo, los gestores del Estado administran las leyes en beneficio de unos pocos, impiden la capacidad de autogestión de los grupos oprimidos y de los movimientos sociales, y malgastan el dinero público en beneficios privados (a través de la corrupción y el amiguismo) y fines inmorales, como el gasto militar, que supera los 200.000 millones de euros al año en los países de la UE.

También en nombre del pueblo, se llevan a cabo políticas económicas y fiscales de recortes de salarios y derechos sociales y laborales, privatizaciones, disminución del gasto público social, etc., que están recortando los gastos de prestaciones, y en especial las pensiones, la sanidad y la prestación por desempleo, por no hablar de las ayudas al estudio.

Las consecuencias de dichas políticas económicas comportan un terrible aumento de la desigualdad social, un acrecentamiento de la vulnerabilidad de los trabajadores (en el primer trimestre de 2014 han sido destruidos dos mil puestos de trabajo al día y la tasa de paro ha subido hasta el 25,9%, mientras que el número de empleos ha caído hasta el nivel más bajo desde 2002) debido tanto a la precariedad laboral como al crecimiento la pobreza y la exclusión social. De hecho, UNICEF informa de que hay 2,2 millones de niños que viven bajo el umbral de la pobreza en nuestro país; y Cáritas Diocesana afirma que medio millón de familias sobreviven sin prestación económica alguna, al tiempo que los servicios públicos son saqueados, desmantelados y privatizados.

Las cifras hablan por sí solas: hay 27 millones de personas paradas en la UE, el 13% de la población ocupada se halla en situación precaria y el 15% por debajo de los umbrales de pobreza. Todo ello, como consecuencia de las políticas económicas de la UE, dictadas por la Troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y FMI), que no por el parlamento europeo.

Entiendo que mi caso ni es el primero ni es particular, sino que es uno más de los conflictos que se dan y darán entre la ciudadanía sin poder y el Estado que coacciona para que se “colabore” con su falsa democracia, con esa democracia que consiste en votar una vez cada cuatro años.

El hecho de que el Estado permita el no ejercicio del voto, pero que a la vez no dé opción a la no comparecencia en las mesas electorales bajo penas de prisión y multas, como ya he señalado, es un claro ejemplo de la coacción legal que necesita para que no se caiga todo su sistema de legitimación política, como se percibe en los elevados niveles de abstención y de voto en blanco en distintas convocatorias.

Podría haberme buscado una excusa para no comparecer el día 25 de mayo, pero entiendo que el engaño no es una vía acertada para salir personalmente indemne. Creo que es necesario afrontar con honestidad la situación, y dejar claro que mi voluntad, guiada por mi libertad de conciencia, es la de no concurrir a la mesa electoral.

Deseo que esta declaración sea entendida correctamente como lo que es, una oposición radical (de raíz) a participar en farsas electorales semejantes a las de estas elecciones al Parlamento Europeo 2014, puesto que mi intención no es la de causar trastorno al electorado ese día, sino la de abrir una vía legal que permita que las minorías disidentes no estemos obligadas a colaborar con un sistema que consideramos injusto y poco democrático en cuanto que limita la participación ciudadana a la emisión, o no, de un voto una vez cada cuatro años, impidiendo así la verdadera participación directa de la ciudadanía en la toma de decisiones.

En relación con todo lo anteriormente expuesto, y respecto a la objeción de conciencia, les manifiesto que deseo acogerme al contenido del Artículo 16.1 de la Constitución Española, aquel que “garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.”

Por otra parte, también me acojo, para la citada objeción de conciencia, al apartado segundo, punto 5º de la Instrucción 6/2011, de 28 de abril, de la Junta Electoral Central, de interpretación del artículo 27.3 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, sobre impedimentos y excusas justificadas para los cargos de Presidente y Vocal de las Mesas Electorales.Y ello es así porque mi ideología es completamente contraria al actual régimen político.

Por lo que hace a la justificación documentada de la excusa, adjunto ejemplar de Rojo y Negro de mayo de 2014, publicación mensual anarcosindicalista editada por la Secretaría de Comunicación de la Confederación General del Trabajo (CGT), sindicato al cual estoy afiliado, en cuya portada y en las 6 primeras páginas interiores se puede observar claramente cual es la posición del citado sidicato sobre las elecciones al Parlamento Europeo 2014:

“Comprar, Votar, Callar. Abstención Activa. Esta U€  NO”

Por todo lo expuesto,

SOLICITO

de la Junta Electoral de Zona de Alicante, que tenga por presentado este escrito y que en atención a mi ideología y principios anarcosindicalistas, sea relevado de las funciones que se me imponen o que se pretende imponerme como Presidente de la Mesa Electoral 6 11 B de Alicante.

 

DIEGO PASTOR, Castelldefels (Barcelona)

A LA JUNTA ELECTORAL DE ZONA CASTELLDEFELS,

El pasado 14 de Mayo del 2014 se me informó telefónicamente de que formo parte, como SUPLENTE, de la mesa electoral, debiendo comparecer el 25 de Mayo del 2014, con motivo de la celebración de las Elecciones Europeas, a las 8 de la mañana para la constitución de dicha mesa, bajo coacción de cohibición de libertad según la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General:

Artículo 143

Delitos por abandono o incumplimiento en las Mesas electorales. El Presidente y los Vocales de las Mesas Electorales así como sus respectivos suplentes que dejen de concurrir o desempeñar sus funciones, las abandonen sin causa legítima o incumplan sin causa justificada las obligaciones de excusa o aviso previo que les impone esta Ley, incurrirán en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses.

Sin embargo también se abre la posibilidad de alegar ante la junta y exponer los motivos que impiden la aceptación del cargo. Aprovechando este hecho, comunico mediante esta carta mi OBJECIÓN DE CONCIENCIA ante esta orden.

Mi intención no es otra que dirigirme de persona a persona; es decir, de igual a igual a quienes lean este documento y, así, poder explicarles los motivos que me llevan a tomar tal decisión. Por supuesto, espero que los tengan en cuenta a la hora de decidir su respuesta:

En la presente, Yo, Diego Pastor Suárez, con DNI (…), reconocido como OBJETOR DE CONCIENCIA por EL CONSEJO NACIONAL DE OBJECIÓN DE CONCIENCIA y registrado como tal en el MINISTERIO DE JUSTICIA E INTERIOR a fecha de 5 de Junio de 1995.

Declaro que,

Mi Objeción de Conciencia se debe a una plena capacidad intelectual de ser consciente de tener una doctrina ética basada en el principio de que toda persona tiene derecho al disfrute de su libertad y no le puedan ser impuestos principios ajenos que sean opuestos al principio propio de la libertad.

Considerando que la obligatoriedad, la coacción, la pena y la multa son opuestos a los propósitos y principios de la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS, en los siguientes artículos:

Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Artículo 3

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 4

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

Artículo 5

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 6

Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Artículo 7

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Artículo 18

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Artículo 21

1.Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.

2.Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país.

3.La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.

Artículo 29

1.Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

2.En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.

3.Estos derechos y libertades no podrán, en ningún caso, ser ejercidos en oposición a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 30

Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

Como también, entiendo y apruebo que he sido designado por sorteo público como suplente de Mesa, tal y como expresa el Artículo 26, de la Sección II, del Capítulo III, de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General

(…) Entonces, Yo, Diego Pastor Suárez, DECLARO que: NO ESTOY INTERESADO EN EJERCER EL CARGO DE SUPLENTE, por lo que, NO ESTOY INTERESADO EN ADQUIRIR LA OBLIGATORIEDAD DEL CARGO, NI SUS FUNCIONES, NI SUS DERECHOS, NI SUS DIETAS, NI SUS POSIBLES PENAS Y MULTAS POR OMISIÓN INJUSTIFICADA DEL CARGO.

(…) Mi desinterés por ejercer el cargo de Suplente, viene dado por mi deber a mi conciencia y a mi ética, la cuál me aparta del ejercício de actos políticos y electorales, como de la participación en las elecciones, sea como candidato, funcionario público o particular. Ejerciendo así mi derecho de no ejercer mi Sufragio activo o mi Sufragio pasivo.

Así lo DECLARO y lo atestiguo, que no he ejercido mi derecho a Sufragio activo ni pasivo desde que tengo el derecho a los mismos. Ni he participado en nigún acto electoral.

Habiendo expuestos mis motivos para rehusar el cargo de suplente, y ejerciendo así mi derecho a no ser privado de libertad siendo castigado con pena de prisión, debiéndome a mi conciencia y ética, PIDO, por favor, REVOQUEN mi nombramiento como SUPLENTE de la mesa electoral. Tengan esta carta como justificación para que no icurra en Delito Penal.

Apelo al sentido común de las personas a quienes va dirigido este escrito.

Apelo al artículo 29 de LA DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS, donde con pocas palabras puede resumirse en: ‘Que la libertad de unos, no prive de libertad a otros’. Y así, que el derecho de las personas a participar en ejercícios electorales no cohíva de libertad de quienes quieren ejercer su derecho a no participar en dichos ejercícios.

Y por último, apelo al Artículo 1 de la CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA donde defiende la Libertad como el primer valor que constituye el Estado Español.

Artículo 1

España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Diego Pastor Suárez, 19 de Mayo de 2014

 

JURGI OLAIZOLA, Zarauz (Gipuzkoa)

AZPEITIAKO ESKUALDEKO HAUTESKUNDE-BATZORDEARI

Nik, Jurgi Olaizola Gabirondok, 72474936G NAN-dunak eta Zarauzko Ipar kalea 12 behean erroldatuak,

AZALTZEN DUT:

Duela zenbait egun Zarauzko 01 002 U hauteskunde-mahaiko mahaiburuaren 1. ordezko kargua betetzeko izendatua izan nintzela jakinarazi zitzaidan.

“Hiru hilabete eta urtebete bitarteko espetxe-zigorra edo sei eta hogeita lau hilabete bitarteko isuna” jasotzearen mehatxupean goizeko zortzietan bertaratu eta egun guztian zehar han egotera behartua nintzela jakinarazten zitzaidan baita.

Estatuak bultzatzen dituen hauteskundeekin bat ez natorrenez eta parte hartze zuzenean sinisten dudanez, (hau da, erabakiak kontsentsuz eta erlazio horizontalen gainean hartzean sinisten dudanez) uko egiten diot goitik behera eraikitako sistema honi laguntzeari.

Beraz egokia deritzot nire atzetik datorren pertsonari ez naizela agertuko azaltzea nire arrazoiekin batera.

Azkenik azaldu nahiko nuke nire asmoa ez dela inondik ere bozkatu nahi duten pertsonei inongo zailtasunik edo kalterik sortzea, ez eta jasotako agindua ez betetzeko trikimailu edo amarrurik erabiltzea. Bidegabekoa deritzodan agindu bat betetzera ukatzen nahiz soilik. Nire sinesmen, kontzientzia eta pentsakeraren aurka doan agindu bat betetzeari uko egiten diot.

Zarautz 2014ko maiatzak 23

 

CRISTINA QUIJERA, Granada

A la junta electoral de Granada:

He sido llamada a acudir el próximo domingo 25 de Mayo 2014 para atender a mi “deber” como ciudadana y ejercer de segunda vocal en la mesa electoral que corresponde a mi padrón.

Decidí, siguiendo mis propios criterios e informándome de las consecuencias, ejercer objeción de conciencia, es decir, no acudir a la cita el próximo domingo 25 de Mayo.

He seguido los cauces legales que me ofrece la ley vigente, acudiendo a la Junta electoral de Granada, la que me corresponde, donde presenté un escrito, el cual expone mis razones. Adjunto el documento, y para situarse ahora, sólo mencionaré que mis criterios son puramente ideológicos: no creo en este sistema, no participo desde hace años en las elecciones como votante, me parece incoherente ahora participar sirviendo a la causa.

Mi alegación fue recogida, la mañana del 21 de Mayo, por un miembro de dicha Junta, junto a la hoja que se utiliza normalmente para pedir ser eximida de tal obligación/ requerimiento.

Me convocaron por la tarde para recoger la resolución. Se me informó de que mi excusa no ha sido considerada válida ya que no se recoge como eximente dentro de la ley y que de no acudir a dicha cita, incurriría en un delito, penado por la Ley: posible prisión y/o multa.

Mi decisión no cambia por ello: no acudiré este domingo ni a servir, ni a apoyar un acto del que no quiero ser partícipe por encontrarlo lejano a mis convicciones políticas.

Llevo años sin votar, en las últimas elecciones municipales acudí a la mesa electoral a presentar una reclamación en la que pedía la revisión completa del sistema electoral por considerarlo totalmente anti democrático, entendiendo, sin extenderme demasiado, la democracia como una herramienta de participación directa de la ciudadanía, cosa que hoy en día, tal como está constituido todo el sistema tanto electoral como posterior reparto y gobierno, impide absolutamente que la voz de dicha ciudadanía tenga algo que decir, aportar o  incidir sobre aspectos de la política hoy en día. Es difícil a nivel municipal, que vamos a contar a nivel europeo. Simplemente se trata, a mi modo de entenderlo, de un mero trámite que se repite periódicamente y mantiene la falsedad de todo este engranaje, que no sirve absolutamente de nada. Bueno, perdón, sirve, claro, para mantener el sistema funcionando tal como está hoy.

Algunos y algunas siguen esperanzadas y esperanzados en que votando a partidos minoritarios se va a cambiar algo. Cada una y uno decide lo que mejor le resuena por dentro, y esa postura es absolutamente respetable.  Pero es prácticamente imposible que dichos partidos puedan hacer algo, aunque salgan elegidos, el sistema es tal, que sus voces son acalladas, sus propuestas siempre denegadas, y además teniendo a veces que soportar faltas de respeto en  este país que rozan el despotismo, la injuria, la necedad del que cree en el Poder como una arma que le capacita para pasar por encima de cualquiera, pisotear derechos de expresión. Políticos que se sienten con la sartén por el mango y con ello ya esta todo dicho, las minorías son eso, esas pequeñeces que tienen que aguantar porque sino sería demasiado evidente (aunque todo llegará a este paso), pero al que no se le hace ningún caso, no hay ningún respeto por la decisión de unos cuantos de miles de votantes que deberían tener derecho a ser representados y representadas. Caso omiso. Puro formalismo, ellos a lo suyo.

Hoy, unos años después de las Municipales y de esta acción protesta en la que me situaba en el marco democrático de alguna manera, pongo en duda el principio de democracia ya no tal como se maneja ahora sino como sistema en sí que posibilite realmente el poder y la decisión del pueblo. Pero quizás éste sea un debate aparte, lo que sí es cierto es que esta nueva postura algo más radical me sitúa definitivamente al margen del sistema vigente.

Esta objeción que ahora expongo es mi decisión aquí y ahora, y lo comparto porque no siento que este haciendo nada subversivo, es una actitud que esta sociedad que se proclama democrática debe aceptar como válida, y simplemente llamar a otro u otra ciudadana que sí esté de acuerdo, y vaya por voluntad propia a apoyar dicho acto.

Somos entre 500 y 2000 personas por mesa electoral, seguro que dentro de ese abanico habrá gente que vaya encantada.

No pertenezco a ningún partido ni colectivo, aunque sí me vinculo y participo con aquellos movimientos, acciones y defensas puntuales que se enmarcan dentro de la lucha pacífica, que se basan en el cuestionamiento del actual sistema que rige el planeta. Soy partidaria de la lucha no violenta, colectiva y/o individualmente

Soy, hoy por hoy, simple y llanamente una persona, como tantas otras, que vive su día a día con una cierta sensación de estado de supervivencia. Cada vez, las cosas básicas que confieren una vida digna, son más difíciles de conseguir. Vivo con la certeza cada vez más acrecentada de que aquellos y aquellas que son elegidos y elegidas para supuestamente representar a la ciudadanía, no lo hacen, no pueden hacerlo, ya que son títeres de una estructura mucho más compleja y gigantesca. Meros siervos de este gran entramado, asumen su papel y se someten a poner en práctica decisiones tomadas muy lejos del territorio que supuestamente gobiernan, y con ello causan cada vez más estragos a la población. Me pregunto, con toda la inocencia, cómo se puede vivir esa vida. Me pregunto si se puede dormir tranquilo o tranquila siendo político.

No me refiero sólo a España, me refiero a un nivel mucho más amplio, mucho más inalcanzable. Con la certeza de que hemos llegado, con el sistema capitalista, a una degradación humana insostenible, me es difícil no consternarme y sentir una enorme tristeza a veces, y otras rabia. La cosa es qué hago yo con esto, como lo transformo en algo positivo. Por eso estoy aquí, porque no someterme es para mí lo más positivo que puedo hacer.

No sé cuáles son las soluciones a nivel macro, pero sí opino que el asunto empieza por soluciones  y decisiones personales, individuales, y luego colectivas, sin irnos muy allá tampoco: actuar localmente, junto a las personas que nos rodean sin querer abarcar lo inabarcable, eso nos hunde en un pozo sin fondo, de desasosiego y nos paraliza, no sabemos por donde empezar.

Quizás simplemente deberíamos empezar por mirarnos un poco más a nosotros y nosotras mismas antes de acusar y culpar hacia fuera. Siempre es fácil encontrar alguna culpa externa. Mientras aceptemos cosas con las que realmente no estamos de acuerdo, nos estamos sometiendo y nos convertimos en parte, causa y a la vez víctimas, de todo este caos, del estado de las cosas, porque participamos de ello. Si asumimos con demasiada apatía y resignación, el sistema ha cumplido con su cometido: hacer de nosotras y nosotros seres demasiado ocupados y ocupadas en la pura supervivencia, sin tiempo para la reflexión, sin tiempo para el pensamiento crítico.

Lo más triste es que cuando nos sometemos, muchas veces lo hacemos de forma inconsciente:  nos convencemos de que lo que tenemos es el mejor sistema que existe hoy en día: la democracia. Poder del pueblo… Ahí lo dejo, que cada cual se haga la pregunta que estime necesaria.

El sistema democrático actual de este país (y el de tantos otros), disfraza de derecho la participación electoral: respeto a aquellas personas que votan, aunque no comparto, respeto a las personas que sienten suya la obligación de participar en una mesa electoral, pero no comparto y pido que mi libertad ideológica sea también respetada.

No busco causar ningún problema el día de las elecciones, simplemente me niego a participar en algo que, repito, no comparto.

Asumo mis ideas, y tomo cartas en el asunto: para ser coherente con mis reflexiones, decido objetar, consciente de las posibles repercusiones, asumo también mis miedos, pero me siento mejor que aceptando algo que va en contra de mis convicciones.

He recibido muchos consejos y ofertas para buscar soluciones de escaqueo a esta situación.  Agradezco todas, sé que se hicieron desde el deseo de evitarme las represalias con las que el Estado me intenta convencer mediante fuerzas coercitivas: posible pena de prisión y multas. Pero eso sería jugar el juego del sistema contra el cual me posiciono: el juego de la mentira.

Me apetece sacar esto hacia fuera, tal y como lo siento, siguiendo el camino que ya otros y otras han emprendido anteriormente, desde una actitud pacífica e insumisa. Ahí es donde me siento más entera.

La representación de la ciudadanía por los medios hoy en día ofrecidos no me son válidos, no quiero participar de ellos. Lo que quiero es seguir buscando y poniendo en práctica fórmulas de gestión de nuestras propias vidas.

Los caminos de exterminación que se proponen los mismos que nos vendieron el soñado “estado de bienestar”, son cada vez mas rectos, ya cuentan con una red de autovías de alta velocidad, en la que corren vehículos, bólidos, de un lugar para otro, sin ningún freno, sin ninguna traba, recorriendo el planeta en un tiempo mínimo, devastando a diestro y siniestro, humanos, animales, naturaleza… Perdonen esta visión un tanto apocalíptica, así se me dibuja en la mente todo este entramado de terror.

Maria Cristina Quijera Rodal.

Granada, a 23 de Mayo 2014


HÉCTOR BEAS, Villar de Ciervo (Salamanca)

Ni antisistema, ni violento. Simplemente coherente

Vivo cada día sin saber si voy a tener dinero para comer al día siguiente, temo el invierno por no tener medios para calentar la casa, me veo obligado a aceptar cualquier tipo de trabajo en las condiciones que sean, veo sufrir a mi padre todos los días por no saber que será de él y nosotros en el futuro, aunque siempre mantenemos un optimismo férreo que nos hace seguir con buena cara, ya que no hay más remedio que seguir hacia adelante.

Y ahora este sistema que incumple fragantemente la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Constitución Española va y me pide que sea parte de su juego, y si no quiero jugar me amenazan con lo más importante que tiene un ser humano: “la libertad”, así que yo tengo que decidir entre mi conciencia, que dice basta ya de hipocresía e injusticias o resignarme y pensar que es mejor coger los 62€ y no meterte en problemas, total yo no voy a cambiar nada, ellos tienen el poder y así será siempre. Pero cuando ya no tienes nada, no te pueden quitar nada, bueno sí, la conciencia de ser humano, te pueden convertir en máquina, que ni siente ni padece, que obedece únicamente a estímulos en vez del raciocinio que caracteriza al ser humano por encima de todo.

Soy Héctor Beas y el día 25 de mayo me negué a ser presidente en la mesa electoral de Villar de Ciervo (Salamanca), de manera pacífica y sin entorpecer el transcurso normal de las elecciones, marchándome solo cuando la presidenta suplente llegó a las escuelas y tras preguntar a la pareja de la Guardia Civil que se encontraban allí si podía irme. Sin embargo, a la media hora se presentaron en mi casa dos guardias civiles y tres judiciales, fui llevado a comisaría, esposado, fichado y emplazado para declarar en el juzgado nº1 de Ciudad Rodrigo el próximo lunes 9 de Junio a las 12:00 de la mañana, por un supuesto delito electoral.

Esta es la cruda realidad. Ni me he declarado nunca “antisistema”, ni por supuesto he intentado entorpecer las votaciones, ni por ello tuvo que intervenir la Guardia Civil… pura ciencia ficción para criminalizar una opción legítima: el derecho a la objeción de conciencia en las elecciones. La intimidación es la moneda corriente, por lo que ahora me imputan delitos que no he cometido y se me calumnia en los medios de comunicación. El sistema está corrupto… y yo simplemente hice lo correcto. Si lo hubiera hecho por miedo, ya no sería libre.

 

CRISTINA LIZARRAGA, Altsasu (Nafarroa)

INSUMISION A LA MESA ELECTORAL

Hace unas semanas se me hizo saber (mediante una notificación remitida por la junta electoral de Iruña) que estaba obligada a hacer de segunda vocal en una mesa electoral en Altsasu y que al no presentarme incurriría en un delito electoral.

Al no ser aceptadas mis explicaciones para no asistir a dicha mesa, por motivos de conciencia, he decidido desobedecer dicha ley aún bajo amenaza de tres meses a un año de cárcel.

Resulta “gracioso”, una broma pesada… más aún hoy, cuando cada vez más se hace notar el descontento social ante un sistema político corrupto que va de la mano de la banca y de las grandes multinacionales, que impunemente, en favor de sus propios intereses extermina individuos, culturas, identidades, valores y que sin descanso devora la naturaleza y sus recursos.

Un sistema patriarcal que se sustenta por el miedo… utilizando como amenaza directa contra la población; la represión, la cárcel, la exclusión… haciendo trato de favor al que colabora y castigando al/a la que desobedece. Dando así ejemplo al resto de la sociedad de lo que le puede suceder según el camino que escoja.

Cotidianamente vivimos bajo este chantaje, aceptándolo como normal, asumiendo una existencia llena de carencias y servilismo.

Hace tiempo comprendimos que las leyes están para proteger a los poderosos, castigando a las clases sociales más desfavorecidas, a l@s excluidos, a l@s rebeldes y revolucionari@s.

¿DEMOCRACIA? ¿QUIEN ES EL DELINCUENTE?

Una democracia que no reconoce los crímenes de la dictadura, que no reconoce el uso de la tortura, si no más bien que se compensa a quien realiza el trabajo sucio.

Una democracia que mantiene a l@s pres@s más rebeldes en los módulos ilegales de aislamiento FIES.

¿Alguna vez nos han pedido nuestra opinión sobre todas esas leyes que cada cierto tiempo se incluyen o reforman en el código penal?

¿Cuando nos imponen proyectos que destruyen nuestra forma de vida, nuestro entorno y nuestra salud en nombre del “progreso”?

¿Cuando ponen barreras físicas al territorio?

¿Alguna vez se nos ha informado de las consecuencias que a la larga tienen y tendrán sus experimentos en materia genética y tecnológica?

Estas son algunas de las razones por las que no asistiré a la mesa electoral.

Visto el panorama ya solo el hecho de desobedecer es un logro.

Más personas desobedecerán la ley electoral en Gasteiz, Bilbo, Cáceres, Nafarroa…

IMPOSAKETEN AURREAN DESOBEDIENTZIA!

 

FERNANDO CERECEDA, Logroño (La Rioja)

Soy FERNANDO CERECEDA MURILLO y he sido designado para formar parte de una Mesa Electoral como Presidente en las elecciones del día 25 de mayo.

Conforme se reconoce en el art. 9.2 de la Constitución Española , corresponde a los poderes públicos facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política económica social y cultural, afianzando de este modo la participación ciudadana como uno de los pilares básicos de nuestro sistema democrático, en concordancia con el preámbulo del mismo texto legal, en el marco de una sociedad democrática avanzada.

He estado investigando un poco y lejos de encontrar noticias sobre el fomento de la participación ciudadana, he encontrado noticias de corrupción, estafas financieras, saqueo del patrimonio común, aumento de la precariedad y la pobreza, y un incremento constante del nº de personas paradas, desahuciadas y excluidas, democraticamente eso si.

Me he dado cuenta que vivo en una democracia con un sistema electoral que beneficia básicamente a los dos grandes partidos PP y PSOE ,en perjuicio de otras opciones políticas minoritarias . Una democracia donde lejos de acabar con la impunidad de las personas responsables de esta crisis, éstas siguen siendo recompensadas y no juzgadas. Una democracia donde las personas que mandan , no lo hacen obedeciendo , sino imponiendo.

Una democracia donde la distancia percibida por la ciudadanía entre sus instituciones y la toma de decisiones, lejos de disminuir, cada día es mayor. Una democracia que privatiza los beneficios y hace públicas las bancarrotas. Una democracia donde se crea una muralla de leyes para que las pocas personas que viven bien, vivan aún mejor y los nuevos delitos se dirigen particularmente a la ciudadanía activa políticamente y a los sectores de la población que viven en la precariedad. Una democracia que opta por la vía represiva como principal herramienta de resolución de conflictos , dejando la herramienta del diálogo con la sociedad en un segundo plano.

Ustedes me invitan a lo que llaman “la fiesta de la democracia”, pero lamentablemente , al igual que una parte importante de la población , no tengo nada que celebrar.

Por todo lo expuesto anteriormente me declaro objetor de conciencia electoral, que me impide aceptar el cargo.

Y no es por vagancia, yo creo en la democracia ,pero en una muy diferente a la que ustedes nos venden y por eso participo activamente en diferentes asociaciones, redes o movimientos que trabajan por una sociedad libre, forjada por valores humanos, sociales y democráticos.

Una sociedad integrada por personas plurales, críticas y tolerantes.

Una sociedad donde las personas y el respeto a la tierra, no el dinero, sean lo primero.

Porque otra DEMOCRACIA es posible y además necesaria.

Atentamente,

FCM

 

NACHO GÓMEZ (Madrid)

A LA JUNTA ELECTORAL DE ZONA DE MADRID

Yo, Ignacio Gómez García, con DNI …………….., que ha sido designado por esta Junta Electoral para formar parte de la mesa electoral que deberá constituirse el próximo 25 de Mayo de 2014 en C.P.E.E. Fray Ponce de León, sito en la calle Los Yébenes 76, Madrid.

Expone:

Comunico mediante esta carta mi OBJECIÓN DE CONCIENCIA ante esta orden, por lo tanto el próximo 25 de mayo no participare en dicha mesa electoral.

Entiendo que esta acción no solo no constituye ningún crimen sino que mi Objeción de Conciencia al proceso electoral es una obligación política y moral y espero que ayude a que la sociedad en que vivimos tome conciencia de la falsedad que se oculta en él y de la falta total de democracia que es inherente a nuestro sistema político.

Hace ya muchos años que decidí no votar: mi conciencia y mis ideales me lo impiden. El actual sistema político no hace más que reproducir una organización jerárquica de nuestra sociedad que impregna todos los aspectos de nuestra vida (económico, laboral, cultural, educativo….). Preservando e incluso potenciando valores tales como el sexismo, el militarismo, el individualismo, la competitividad, la insolidaridad,…. Valores que impiden el libre desarrollo de pueblos y personas.

Considero que todas y todos debemos trabajar día a día para construir una sociedad mas justa, libre y solidaria. Organizada de forma “horizontal”, sin jerarquías ni autoritarismos y donde la soberanía popular no se vea usurpada por políticos profesionales, frente a las elecciones promovidas por el estado, propongo la autogestión, el asamblearismo y la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común..

Por último, quisiera aclarar que no pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden. Es un acto de desobediencia civil ante una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro.

Por todo ello solicito la BAJA del Censo electoral y no participar en ningún proceso electoral.

Atentamente,

En Madrid, a 19 de mayo de 2014.

Ignacio Gómez García

 

TEO LLORENS, Iruña (Nafarroa)

Nota: entregó a la Junta el mismo escrito que los gasteiztarras (que volvemos a reproducir a continuación), añadiendo como especial resaltado: ” porque esta democracia representativa que nosotros tenemos no cumple los mínimos de democracia a la hora de dotarnos de un sistema de convivencia social, ni respeta la participación ciudadana en todos los temas importante”

A LA JUNTA ELECTORAL DE ZONA DE …………………………………..

Yo…………………………………………………………………………..………….. con DNI…………………………y domicilio en……………………………………….,

EXPONGO:

Hace unos días se me informó de que he sido designado para formar parte, como …………………………., de la mesa electoral …………………………………….. situada en …………………………………………………………………….

Según ello debería comparecer el ………. de ……………………., con motivo de la celebración de elecciones……………………, a las 8 de la mañana para la constitución de dicha mesa, así como permanecer en ella hasta que finalice el proceso electoral. Todo ello bajo la amenaza de “pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses” si decido no presentarme.

Pues bien, he decidido no presentarme y me gustaría que se diera conocimiento de ello al resto de personas obligadas a formar parte de dicha mesa, para que tengan conocimiento del hecho y disculpen las molestias e inconvenientes que mi decisión les pueda acarrear.

Frente a las elecciones promovidas por el Estado, propongo la autogestión y el asamblearismo, la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común y el mutuo esclarecimiento sin el que no puede existir la democracia (gobierno del pueblo y por el pueblo). Solamente así podremos hacer frente al desinterés y la apatía por lo público que caracteriza a un sistema que, además, coacciona a la gente para que forme parte de sus mesas electorales.

Por último, quisiera aclarar brevemente algunas cosas. No pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden; por supuesto, tampoco tengo la intención de causar ningún trastorno a quien decida votar. Es un simple acto de denuncia de una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro. Es una simple decisión que me hace rechazar participar en aquello que asfixia algunas de las expresiones más privadas y profundas de mi conciencia, mi libertad y mi ideología.

Iruña/ Pamplona …. de Mayo de 2014

Firmado:

 

Un comentario en “Des-zentsu elektorala 2014 / Des-censo electoral 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s