Archivo de la categoría: manifiestos

Nuevo insumiso electoral gasteiztarra que, siguiendo el llamamiento público, presenta el texto admitido como eximente en Galicia.

rueda-de-prensa-3

Gasteiztar Intsumiso Elektoral berriaren aurkezpen publikoa.

Objekzioa behar bezala arrazoitua dagoela iritzita bere Hauteskunde-Batzordeak hutets-mahaira aurkezteko “betebeharraz” salbuetsi duen estatu mailako lehen Intsumisoaren kasuari buruzko argibideak.  Azken bi urteetan hautesmahaiekiko intsumisiok izan duen etengabeko ugaltzeari buruzko datuak eta balorazio labur bat, eta Hautes-Administrazioak hartu dituen (edo hartu ez dituen) neurriei buruzkoak

Ya hay un primer insumiso electoral (que sepamos) que siguiendo el llamamiento público de Amparo (la insumisa gallega eximida de ir a la mesa) ha presentado su mismo texto ante la Junta Electoral correspondiente.

Se trata del gasteiztarra Iñaki, a quien pretendían obligar a estar en la constitución de la mesa electoral del próximo 25 de septiembre en calidad de segundo suplente de presidente. Así lo ha explicado en la rueda de prensa realizada para dar a conocer su postura:

Desde el primer momento tuve claro que mi postura iba a ser la de declararme insumiso electoral, entre otras cosas porque desde hace dos años vengo formando parte del Grupo de Apoyo a la Insumisión Electoral que se creó en Gasteiz con motivo de los dos primeros insumisos electorales que dieron el paso en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2014.

 Mi intención primera era haber hecho llegar a la Junta Electoral de Zona que me comunicó el “nombramiento” el mismo texto explicativo de nuestra postura de insumisión electoral que ya entregaron los anteriores insumisos gasteiztarras en 2014 pero antes de llegar a hacerlo he tenido conocimiento de lo ocurrido con Amparo, la insumisa electoral gallega a la que su Junta Electoral de Zona ha eximido de su nombramiento por considerar “debidamente justificada” su postura, así como el llamamiento público hecho por Amparo (y al que el grupo de Gasteiz nos sumamos) para que todas las personas dispuestas a practicar la objeción electoral entreguemos el mismo escrito que en su caso ha sido aceptado. Lo que, como podéis comprobar en la copia que os adjuntamos, realicé el pasado día 13. Hace dos años decidí sin dudarlo apoyar a las personas que decidieron poner en práctica la insumisión electoral, hoy que me toca a mi, puedo decir sinceramente que por coherencia con lo que pienso voy a tener el placer de practicarla personalmente.

 

rueda-de-prensa

TODAVÍA ESTÁS A TIEMPO DE SUMARTE A LA OBJECIÓN ELECTORAL EN GALICIA Y EUSKADI

No queremos engañar a nadie, somos conscientes de que lo sucedido en el caso de Amparo no va a suponer que a partir de ahora a toda persona que entregue el mismo escrito la eximan automáticamente. Pero el caso de Amparo y la decisión de su Junta Electoral de O Barco crea un antecedente que puede ser esgrimido como argumento en otros casos, aunque un antecedente que no obliga taxativamente (más bien abre la puerta a otras que quieran seguir ese argumento) a las otras juntas. Es decir, que la posibilidad de que la objeción electoral pueda terminar en juicio y condena, sigue siendo real… pero ahora se ha abierto la oportunidad de que, como en el caso de Amparo, suceda lo contrario. Y el aumento del número de personas objetoras electorales (lo aprendimos en la insumisión a la mili) es lo que impulsará el que tengan que variar las cosas. Las sociedades siempre van por delante de las leyes que restringen derechos o imponen obligaciones.

Aunque la insumisión al nombramiento a mesa electoral u objeción electoral tiene ya unos años de existencia (el primer caso conocido a nivel estatal -no testigo de Jehová- se remonta a primeros de los 90 del siglo pasado), la realidad es que en los últimos dos años va poco a poco logrando continuidad e impulso. Así, desde las comentadas elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2014 han sido al menos (puede que haya casos que no conozcamos) 27 las personas que han puesto en práctica de forma pública su insumisión electoral, desobedeciendo la imposición a acudir a la mesa electoral que les habían asignado.

Nuestra reflexión es que la Administración electoral se encuentra sorprendida y descolocada ante este hecho de la objeción electoral y no sabe muy bien cómo proceder. Intenta rehuir a toda costa el que este fenómeno destape públicamente la desafección popular a la conscripción electoral: aunque no lo manifiesten públicamente como en el caso de las personas insumisas, no menos de un 10% de las personas obligadas a presentarse a la constitución de la mesa, no se presentan, lo que significa que en cada elección de nivel estatal hay al menos 50.000 desobedientes a la conscripción electoral (en las elecciones de ámbito estatal entre titulares, primeras suplentes y segundas suplentes tanto a la presidencia como a las dos vocalías se obliga a acudir a la constitución de la mesa a algo más de 500.000 personas). Esa demostración de desafección popular a lo que intentan presentarnos como “la fiesta de la democracia” es lo que realmente produce pánico entre la Administración electoral.

Por eso hasta el momento están tanteando qué respuesta dar. Así, de las 27 personas insumisas electorales

  • 2 han padecido juicio por su desobediencia (una condenada a 480 euros y otra a 274euros)
  • A otras 2 (que están entre las 6 que realizaron su insumisión en las pasadas elecciones generales de Junio de este año)  recientemente se les ha iniciado un expediente, que puede acabar en nuevos juicios
  • Veintidós (22) no han tenido ninguna nueva noticia desde que practicaron su insumisión electoral
  • Y la 27ª, Amparo, ha sido eximida de acudir a la mesa electoral

Por nuestra participación activa hace décadas en el movimiento antimilitarista que mediante la insumisión acabó con el servicio militar obligatorio, sabemos que estos primeros pasos balbuceantes pueden ser la antesala del intento de acabar con la insumisión mediante una cruda represión… Pero esa misma experiencia insumisa a la mili nos enseñó que la represión sólo sirve para avivar el debate público, generar más convencimiento, apoyo y solidaridad social… hasta hacerse inasumible esa represión por quienes quieren vender una imagen inmaculada y popular del sistema electoral, lo que termina por ser la puerta que abre el camino a la abolición de la conscripción.

Todo apunta a que en esas estamos, el ritmo de la consecución de ese objetivo va a depender en parte de que el número de objetoras electorales se siga incrementando, y a eso llamamos a la población. En esa tarea, toda persona dispuesta a ejercer su objeción electoral que cuente con nuestro apoyo (Iñaki ya lo sabe, él mismo ya lo ha ejercido con los anteriores, y Amparo lo ha agradecido sinceramente), con el apoyo mutuo y la solidaridad colectiva conseguiremos acabar con la conscripción electoral.

Anuncios

¡¡¡SORPRESÓN!!! Una Junta Electoral admite la objeción como eximente para no estar en la mesa. SI TE HA “TOCADO” YA SABES QUÉ DEBES HACER

Auténtico sorpresón, tal y como Amparo, la primera objetora electoral galega, ha hecho público mediante un bonito comunicado.  La Junta Electoral de Zona de un pueblo de Ourense ha admitido como eximente para estar en la mesa electoral el texto presentado por ella, mediante el que da testimonio de su insumisión electoral : texto presentado por Amparo (1)alegacion-amparo-sellada-2Pues bien, ante todo ello, la respuesta de la Junta Electoral de Zona, también ha sido rotunda:

“Admitir dicha excusa por estar debidamente justificada, por lo que no tendrá que desempeñar el citado cargo, quedando liberada de la obligación de comparecer.”

Para quienes busquen una explicación al fallo de la Junta Electoral de Zona y tiendan a pensar que ésta podría estar compuesta por personal administrativo, cargos públicos políticos (concejalas, alcaldes/alcaldesas) o similar, esto es, que podrían haber sido influenciados por Amparo, la insumisa galega, debemos aclarar que la Junta Electoral en cuestión está compuesta, además de por la Secretaria que firma la notificación (Letrada de la Administración  de Justicia), por un Magistrado Juez de Primera Instancia e Instrucción (que ejerce de Presidente), una Jueza de Primera Instancia e Instrucción y un Juez de Paz (que actúan como vocales). En otra palabras, que parece que (como sucedió en tiempos de la insumisión a la mili) hay jueces y juezas con criterio propio como para interpretar que hay un razonamiento justificado en la objeción electoral planteada por Amparo, aunque la sacrosanta LOREG (ley electoral) no la contemple.

LLAMAMIENTO A LA INSUMISÓN ELECTORAL CON EL TEXTO DE AMPARO: ¿SI A AMPARO SÍ, POR QUÉ A LAS DEMÁS NO?

Así las cosas, tal y como ha hecho ya Amparo en su comunicado público, desde aquí nos sumamos al llamamiento masivo para que quienes estéis pensando practicar la objeción electoral lo hagáis utilizando el mismo texto que ha presentado Amparo y que la Junta ha admitido. Eso sí: no queremos engañar a nadie; lo ocurrido con Amparo no implica que vayan a proceder de la misma manera con el resto. La decisión de la Junta Electoral de Zona de O Barco crea un precedente que puede ser esgrimido en otros casos, si bien éste no obliga taxativamente a las otras juntas (más bien abre la puerta a que otras pudieran transitar esas veredas). Es decir, que la posibilidad de que la objeción electoral pueda terminar en juicio y condena sigue siendo real… aunque ahora se ha abierto la posibilidad de que, como en el caso de Amparo, suceda lo contrario. El aumento del número de personas que realizan la objeción electoral (también lo aprendimos en la insumisión a la mili) será determinante para que se produzcan cambios. Las sociedades siempre van por delante de las leyes que restringen derechos o imponen obligaciones.

Ya sabéis: si os están intentado obligar a participar en algo que repudiáis, como a Amparo, atreveos a decir que NO, y cuantas más nos neguemos más fuerte será ese grito, hasta que les resulte ensordecedor (recordemos que, además, pone en cuestión su “sacrosanto sistema electoral”, algo que no se pueden permitir) y no tengan más remedio que acabar con la conscripción electoral.

Para lo que os podamos apoyar, no tengáis reparo en consultar este blog o en  contactar con nosotras en esta dirección:  descensoelectoral@gmail.com

Sexto objetor electoral: Jafet !!!!

Las novedades se siguen unas a otras a velocidad de vértigo en estos días previos al 26-J y aquí tenemos la noticia que nos habla  del sexto insumiso electoral, Jafet, que además, como Adrián, es miembro del Grupo Antimilitarista Tortuga.

Las razonens de Jafet quedan claras en su texto Reflexió d’un insubmís electoral  . Para terminar de redondear los contenidos de un acto que recoge magníficamente el actuar solidario y colectivo de la desobediencia electoral, junto con Jafet se han presentado públicamente ante el Juzgado de Guardia tres personas que se han autoinculpado de de haber inducido a Jafet a cometer lo que la ley define como “delito electoral”, entre esas tres personas estaba el también insumiso electoral el próximo 26J, Paco Vidal.

Enhorabuena a todas por la decisión y los contenidos del acto!!!

 

 

 

 

 

Como se acercan elecciones… nuevo juicio a un objetor electoral. Tienen pánico a que siga aumentando la insumisión electoral

Como en los últimos años la insumisión a las mesas electorales va en aumento, el nerviosismo ha comenzado a cundir entre las personas responsables de poner en marcha la administración electoral que intenta reclutar obligatoriamente a 500.000 conscriptos electorales en cada nueva convocatoria. Y como no tienen argumentos, acuden a su única “herramientas de diálogo”: la represión o su amenaza.

Así, y aunque la evidencia de la sincronía de los hechos deje bien a las claras su falta de vergüenza, también ahora, como ya ocurrió en la anteriores con el juicio a Nur, de cara a las próximas elecciones de junio, agitan su “vara de mando judicial” con la puesta en marcha de un nuevo juicio. En este caso a Adrián ¡¡objetor electoral de 2011!!

Mientras la inmensa mayoría de las personas que nos declaramos insumisas a la mesa electoral durante 2014 y 2015 no hemos tenido ninguna “novedad judicial” desde que hicimos pública y practicamos nuestra desobediencia, recurren ahora a un caso de 2011 como queriendo mandar el mensaje de: ojito, que todavía podemos encausaros. Resulta cómico que desde los propios poderes estatales que en el juicio de Nur reconocieron como atenuante la “demora judicial” cometida en su caso (desobedeció en mayo de 2014 y no fue juzgada hasta principios del 2016), pongan en marcha ahora un juicio contra Adrián, que hace 5 años ya que se declaró objetor electoral.

Adrián es antimilitarista, y del antimilitarismo y su lucha por la insumisión al servicio militar aprendimos todas mucho… todas menos quienes intentan oponer la amenaza de represión a la convicción de las desobedientes. Habrá que recordarles lo que gritaban y practicaban los insumisos a la mili hace unas décadas: ¡no hay prisión (o represión) que pare la insumisíón!… y no era sólo un grito, se convirtió en un clamor y práctica desobediente que consiguió acabar con la mili. Y de ahí sus temores a que un nuevo movimiento insumiso y desobediente pueda cuestionar hasta deslegitimar total mente otra forma de conscripción u obligación impuesta por el Estado: la de acudir al llamamiento de las mesas electorales y avalar con ello un pretendido sistema democrático que está en las antípodas de ser precisamente eso: el gobierno del pueblo.

Adrián va a tener el juicio del 19 de mayo, y está aprovechando la coyuntura para volver a dejar claras las razones que le llevaron a practicar su desobediencia electoral. Os dejamos aquí sus palabras, escritas para difundirse desde la web del Grupo Antimilitarista Tortuga, al que pertenece, y para que el resto intentemos difundirlas lo más posible.

Como ya hicimos en el caso de Nur, queremos dejar claro ahora que todas somos Adrián y todas hacemos nuestras estas palabras con las que argumenta su opción desobediente. Que el día 19 puedas sentir el calor de todos los abrazos insumisos de quien ese día nos sentiremos siendo tú. ¡Dáles caña Adrián!

 

 

 

La libertad se juega la vida cada día

 

Quizá quien visita esta página con cierta asiduidad me conozca. La administración es lenta y, bueno…, me da la oportunidad de comunicarme con la gente cada cierto tiempo.

El caso es que soy un miembro del Grup Antimilitarista Tortuga cuya participación en una mesa electoral reclamó el estado allá por noviembre de 2011. Ante semejante exigencia lo tuve claro: no iba a obedecer. Y así lo hice saber tanto a la administración como a la sociedad. A ambas por un compromiso ético: a la primera porque tenía un problema con ella y mi intención no era esconderme; a la segunda porque pensé que, en la medida de mis posibilidades, podía remarcar algunas de las deficiencias de este sistema político. En definitiva, somos seres sociales y nuestras acciones, por muy insignificantes que nos parezcan, nos hacen responsables con los demás.

El próximo jueves 19 de mayo me juzgarán por estos hechos. En 2011 el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero modificó la ley electoral. Desde entonces no presentarse a una mesa es un delito que puede acarrear pena de cárcel. De momento la fiscalía pide una multa de ocho meses a razón de diez euros diarios; es decir, 2.400 euros. Si no se pagan podrían cambiarse por cuatro meses de prisión. También he de decir que me ofrecieron pactar el año pasado una condena muy inferior a esta petición.

Lo cierto es que mi próxima cita ante la administración me empuja a explicarme de nuevo. Ya en su día expuse los motivos que me llevaron a obrar de este modo. En alguna de mis visitas a los juzgados durante estos años he vuelto a hacerlos públicos. Y, la verdad, uno se alegra cada vez que tiene la oportunidad de volverlos a exponer. Todo el mundo debería poder dirigirse alguna vez a un auditorio y expresarse. Cuando se te presenta esta oportunidad, si crees —aunque sea un poquito— en tu palabra, debes aprovechar. No hay que despreciar los regalos de la vida.

La democracia es incompatible con el sistema parlamentario. En democracia las personas participan en la toma de decisiones de los asuntos que les afectan, lo cual es imposible cuando 350 deciden por 47 millones como, al menos en teoría, sucede.

Tampoco puede convivir la democracia con el capitalismo, pues la desigualdad económica genera desigualdad social y política.

Tanto o más que todo esto me preocupan los mecanismos que emplea el poder para sostenerse, siempre consistentes en un ataque al desarrollo moral de las personas o, en su defecto, a las acciones que de él se derivan.

Comprender el comportamiento moral del ser humano es complicadísimo. En cualquiera de nuestras acciones interviene una cantidad de variables que condena a cualquier interpretación que hagamos a pecar de reduccionista. En cualquier caso, ahora mismo nos resulta útil la teoría de Lawrence Kohlberg.

Según Kohlberg, existen tres niveles de desarrollo moral. Cada uno de ellos se subdivide en dos etapas.

En el primero de ellos (moral preconvencional) los juicios de valor obedecen a castigos externos o a necesidades personales; en el segundo (moral convencional), a la aprobación de los demás y el respeto a una autoridad que mantiene el orden social. El tercer y último nivel (moral postconvencional) marca, en su segunda etapa, la orientación por principios éticos universales resultantes de un proceso personal.

El estado —máquina de poder donde las haya— hará siempre todo lo posible para que no alcancemos esa última etapa. Adoctrinará, manipulará, distraerá, atacará a cualquier espíritu crítico. Y cuando no lo consiga, castigará. Así intentará por la fuerza impedir acciones que le incomoden, querrá obligarnos a actuar como niños, como si viviéramos en la primera de las etapas, aquella en la que obedecemos al castigo. Una condena judicial, incluso un proceso, no es otra cosa que esto.

Me asusta ser débil ante un sistema organizado contra nuestro crecimiento ético, pues sin él la libertad muere. ¿Cómo podemos llamar a un sistema así democrático?

La tradición de la desobediencia civil es rica y sus enfrentamientos con el poder, lo suficientemente graves como para enfurecerlo. No en vano, son varias las personas que en cada cita electoral se niegan a formar parte de una mesa por motivos políticos y éticos. Mi caso es, por tanto, uno más entre tantos. Su relevancia práctica —aunque existente— quizá sea límitada, pero sus implicaciones humanas son trascendentes, como las que conlleva cualquier ataque a la libertad por mínimo que sea.

Todos los días, todas las horas, todos los minutos la libertad se juega la vida. Si no tomamos conciencia de ello quizá un día nos apliquen la ley antiterrorista por mostrar una pancarta burlona en una obra de cachiporra. Pero, bueno, no seamos exagerados…

Adrián Vaíllo

 

El secretario general de la CGT de Cataluña se declara insumiso electoral

Ermengol Gassiot Ballbè, secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) de Cataluña se ha declarado objetor de conciencia a la mesa electoral de Vilobí del Penedès (Barcelona) donde fue designado vocal para las elecciones generales del 20 de diciembre. Según parece, asistió en el momento de constitución de la mesa para entregarle a la presidenta el escrito donde manifiestaba las razones de su objeción de conciencia [descargar el escrito en este enlace].

cgt-1

Su acción pretende llamar la atención sobre dos aspectos:

  1. Una crítica al actual sistema que circunscribe la participación política de la inmensa mayoría de la población a votar cada cierto tiempo. Se confiere así el monopolio de hacer política en las instituciones, mientras normativas cada vez más restrictivas penalizan las formas populares de política tales como manifestaciones, asambleas públicas, ocupaciones, huelgas, desobediencia civil, etc.
  2. Una crítica a un sistema político centrado en el marketing de los y las candidatas y vacío de debate real en base a programas y contenidos, pero sometido a los dictados de las grandes organizaciones del capitalismo internacional (la OTAN, la UE, el BM, el FMI ..).

La objeción de conciencia de Ermengol Gassiot es una más de varias muestras de rechazo al régimen parlamentario de base electoral como única manera de hacer política.

La CGT de Cataluña defiende la libertad de pensamiento que reivindica su secretario general con este acto, y la necesidad imperiosa de promover una política basada en la libre participación de toda la población residente en el territorio, ya que los propios procesos electorales niegan el derecho a voto a una gran cantidad de personas migrantes que residen entre nosotros, y circunscriben la participación exclusivamente a delegar en representantes institucionales cada 4 años, lo que no garantiza el acceso a la participación real de la sociedad en la toma de decisiones sobre aspectos como el modelo económico y de relaciones laborales, entre muchos otros.

Por todo ello, la objeción de conciencia del secretario general de la CGT de Cataluña se enmarca en el cuestionamiento de un modelo de participación política exclusivamente institucional. La desobediencia civil es y ha sido un derecho inalienable para cuestionar el statu quo a lo largo de la historia, y la reivindicamos como una herramienta para conseguir una sociedad socialmente justa y libre.

[Esta magnífica noticia y el comunicado completo se pueden encontrar en: http://www.cgtcatalunya.cat/spip.php?article11671#.VngMA4RyhC0%5D

Insumisión a la mesa electoral del 20D

Si antes era Iker, ahora es Juan el que nos explica sus razones.

/**/

Me llamo Juan y hace unas semanas se me hizo saber (mediante una notificación remitida por la junta electoral de Aoiz ) que estaba obligada a hacer de primera vocal de la mesa electoral situada en Aos- Lónguida. Según el documento y el manual que se le adjuntaba, debo comparecer el 20/12/2015 con motivo de la celebración de elecciones generales, a las 8 de la mañana para la constitución de dicha mesa, así como permanecer en ella más de doce horas hasta que finalice el proceso electoral, por lo que recibiré 62 euros. Todo ello bajo la amenaza de “pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses” si decido no presentarme. Entonces se abrió un periodo de siete días para alegar ante la junta y exponer los motivos que impiden la aceptación del cargo. Aprovechando este hecho, comunique mediante carta mi OBJECIÓN DE CONCIENCIA ante esta orden. Mi intención no es otra que no presentarme a dicha obligación.

Si no son aceptadas mis explicaciones para no asistir a dicha mesa, por motivos de conciencia, voy a desobedecer dicha ley. Nunca he votado para unas elecciones; paso los treinta años y no tengo intención de votar en las sucesivas: es por conciencia, por ideales y por ver la injusta y corrupta realidad parlamentaria.

Es verdad que durante años en el estado español se vivió una dictadura y que no había posibilidad de elegir a ningún representante y que no me guste esta democracia parlamentaria no significa que prefiera aquella horrorosa época.

Es verdad que durante muchos años el voto solo estuvo en manos de los privilegiados: de los hombres frente a las mujeres, de los blancos frente a los negros y que fue una dura batalla la de las sufragistas por conseguir este derecho y que conllevo una dura represión en muchos casos, pero hoy nos toca denunciar otra cosa, porque este sistema se intenta establecer y justificar en el voto cada cuatro años, en base a un programa electoral que nadie cumple y esto conlleva la pérdida de decisión en las esferas públicas de la vida por parte de las personas que formamos parte de este sistema sin apenas mecanismos de actuación.

La gestión de los recursos por las élites políticas y económicas que impunemente, en favor de sus propios intereses, extermina individuos y culturas, abocándonos a un sinsentido material y tecnológico, destrozando el territorio donde vivimos, la desviación de recursos públicos para fines privados, la desigualdad social y económica entre personas y países, los ingentes recursos destinados a la guerra, a la represión y a la muerte, un sistema patriarcal heteronormativo que se sustenta por el miedo, utilizado como amenaza directa contra la población; haciendo trato de favor al que colabora y castigando a la que desobedece dando así ejemplo al resto de la sociedad de lo que le puede suceder según el camino que escoja, hace que entre otras razones no apoye este corrupto sistema y menos justificarlo y por lo tanto no ayudarle a sobrevivir.

Es verdad que en algunos países votar es una obligación como aquí es ir a una mesa electoral: una vez más se nos dice lo que tenemos que hacer y se nos sigue tratando de un modo infantil por papá estado, que todo lo sabe y lo mas importante, que quiere lo mejor para nosotras sin preguntarnos por nuestros deseos.

Es verdad que prefiero a unas coaliciones políticas municipalistas que a esos grandes partidos de la España de la transacción, que hay que dar tiempo a quienes ocupan por primera vez los ayuntamientos llamados del cambio, pero también que no creo que el cambio venga desde arriba, que lo importante sigue estando en generar estructuras diferentes a las que criticamos que ahora más que nunca hay que ser creativos y poner en practica aquello que tenemos en el horizonte de cómo gestionar nuestras necesidades, de cómo alimentarnos, de cómo cuidarnos ,de cómo relacionarnos.

Frente a las elecciones promovidas por el estado donde el voto supone muchas veces echar balones fuera y eludir la responsabilidad de uno con la vida y dejar en manos de otros la toma de decisiones, propongo la autogestión y el asamblearismo, la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común y el mutuo esclarecimiento, y así podremos hacer frente al desinterés y la apatía por lo público, por lo común que caracteriza a un sistema que coacciona a la gente para que forme parte de sus mesas electorales.

Hace tiempo comprendi que las leyes están para proteger a los poderosos, castigando a las anti -élites, aquellas que están condenadas desde que nacieron a una vida de servilismo y miseria.

No pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden. Hace días el ayuntamiento de Pamplona dio a conocer los más de 700 nombres de los nuevos ciudadanos que formaran parte de las mesas electorales del 20 de diciembre, ya que los anteriores por diferentes motivos no han sido localizados o sus peticiones han sido aceptadas: podría haber sido uno de ellos y nunca haber hecho este escrito, porque, ¿cuántas personas realmente no queremos cumplir con esta obligación? Esto es un simple acto de denuncia de una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro. Es una simple decisión que me hace rechazar participar en aquello que asfixia algunas de las expresiones más privadas y profundas de mí: mi conciencia y mi libertad.

Juan L. Fernández Enríquez

Carta pública de un insumiso electoral

Lo que sigue a continuación es un texto escrito por Iker Zabaleta explicando de forma amplia qué le ha movido a declararse insumiso electoral

/**/

El próximo domingo 20 de diciembre tenemos cita con las urnas. A más de 500.000 personas nos ha tocado ir a formar parte de las mesas electorales; el no asistir supone un delito electoral -condenado con pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses.

Ante mi nombramiento como 1er Vocal 1er Suplente en Munilla, presenté mi objeción ante la Junta Electoral de Calahorra y ésta ha sido denegada por unanimidad de sus miembros. En mi escrito defendía que el sistema electoral y sus obligaciones atentan contra mi conciencia y mi libertad.

Me ratifico en mi escrito ya que la justificación de mi pretensión es la libertad ideológica y mi propia ideología, la cual es un hecho notorio del que mi comunidad es conocedora. Dicha libertad ideológica, incluso, viene reconocida en diversos textos legales de ámbito estatal y supranacional, su extensión ha adecuado la conducta personal a la propia ideología, la cual está comúnmente reconocida por los órganos intérpretes de las diversas declaraciones y pactos internacionales de derechos humanos.

El 20D no voy a ir a mi cita

Tengo una granja de conejos, un sector en grave crisis estos últimos años y al que la administración no ayuda, así que el domingo estaré trabajando -por si alguien quiere venir a buscarme-; los animales no se toman vacaciones y mi obligación inexcusable con ellos es diaria.

Creo en la organización entre iguales, horizontal, asamblearia, sin líderes ni personas que se arroguen tal o cual poder, empezando por tu vecino/a, barrio, centro de estudios, pueblo, ciudad… hasta donde queramos llegar, pues yo no entiendo de fronteras.

Tengo conciencia de clase, de la clase a la que pertenezco que es la clase obrera; sin embargo, con el voto delegamos nuestras responsabilidades y obligaciones en manos de una minoría privilegiada en vez de organizarnos para solucionar nuestros problemas. Democracia no es votar una vez cada cuatro años.

Los medios de comunicación nos muestran a diario violencia y más violencia en sus diferentes tipos y modalidades; el problema es que no analizamos el porqué de las cosas y sólo vemos sus consecuencias. Quien me llama radical es porque yo voy a la raiz de los problemas para buscar soluciones mientras la inmensa mayoría se queda en lo superficial: es como si tienes una gotera en casa y en vez de subir al tejado a arreglarla te dedicas a poner un cubo o a pintar una y otra vez la pared para que no se vean las humedades.

Me indigna ver tantos casos de corrupción y su impunidad; una simple búsqueda me muestra más de 100 casos recientes -que se sepan- de corrupción: me indigna que la separación de poderes sea una gran mentira y acabe siendo un reparto de cargos entre los partidos mayoritarios.

Me indignan y preocupan muchos más temas, desde el ámbito personal/laboral -por si llegaré a fin de mes o podré pagar la próxima factura de pienso- hasta el ámbito internacional, ya que el capitalismo no entiende de fronteras. Cada día sufrimos más injusticias, desigualdad social, hambre, miseria, guerras -somos uno de los mayores exportadores de armas, incluso a paises donde no se respetan los Derechos Humanos-, reformas laborales, privilegios de la clase política, montajes policiales, represión, pobreza energética, desahucios, recortes en educación o sanidad… y un -tristemente- largo etcétera… no hace falta mirar muy lejos: todas las que lo sufrimos tienen/tenemos nombre y apellidos. Si la Justicia está para servir al pueblo, me pregunto a quién sirve y dónde está, que me cuesta mucho verla.

Según algunos cálculos, más de 50.000 personas no nos presentaremos este domingo a formar parte de las mesas electorales; no hay estadísticas oficiales porque no interesa mostrar una realidad incómoda del sistema. Sin embargo, estoy convencido de que la justicia funcionará con mucha más contundencia con casos como el mío para escarmentar con un castigo ejemplar a cualquier voz crítica. Y yo insisto, que no me falta razón para no ir el 20D.

Un mero desertor anónimo a las mesas electorales no cuestiona nada, no dice nada, no es ni siquiera una anécdota, ni ha puesto en cuestión el proceso mismo y las condiciones en que se produce; pero un desobediente que plantea abierta y públicamente su disidencia no es lo mismo: este sí que desafía. Sí que cuestiona. Sí que muestra las costuras rotas del cuento representativo y por eso con ese sí se puede emplear el sistema, porque ese habla del meollo del problema y no se conforma con el anonimato, sino que pretende ser ejemplar políticamente y poner en solfa este constructo de la representación y el poder delegado.

De modo que, por comparar, la postura sumisa de la monja de clausura que no va a participar en la mesa electoral porque su reino no es de este mundo, no es idéntica a la de la persona consciente que hace pública su disidencia con intención política de rescatar la participación y denunciar el encorsetamiento de ésta en un formato que la impide o la limita a una creencia de dar el voto a unos señores para que nos representen y cambien las cosas por nosotros y nosotras.

El poder no teme a las urnas, porque las urnas, en el contexto actual y con el nivel de democracia existente, no son un instrumento de democracia y mucho menos de transformación, sino de mera liza entre élites poliárquicas con programas de actuación paternalistas y dentro de un limitado espacio de poder: el poder institucional, que a su vez responde a otros poderes soterrados.

Hoy día, cuando hablamos de “democracia”, en realidad hablamos de parlamentarismo, la forma política mejor adaptada a la prevalencia de los intereses oligárquicos. Los parlamentos, lejos de representar la voluntad popular, lo que en verdad representan es la legitimación de la corrupción política y del despotismo económico y financiero, ligados a intereses privados corporativos.

Las fantasías políticas son un alimento que no engorda, que no se corresponden en absoluto con la voluntad popular; son palabras escritas en la arena y ¡cuidado! que viene tormenta.

No pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden; por supuesto, tampoco tengo la intención de causar ningún trastorno a quien decida votar. Es un simple acto de denuncia de una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro. Es una simple decisión que me hace rechazar participar en aquello que asfixia algunas de las expresiones más privadas y profundas de mi humanidad: mi conciencia y mi libertad.

Iker Zabaleta Delicado

Explicando la Desobediencia a las mesas electorales… incluso a la Junta Electoral

pegata Axel

En estos días las personas que van a desobedecer al nombramiento de mesa electoral están explicando sus posturas o dando contestación a las preguntas marcianas de la Junta Electoral correspondiente. Creemos que lo mejor es difundirlo todo para común conocimiento. Por eso este post.

Por un lado está lo recogido en el diario La Rioja sobre las razones que han llevado a Iker a tomar su decisión.

Pero como los medios de (des)información pagados son lo que son, Iker ha aprovechado otras vías, donde su mensaje nos llega con más claridad y desde su propia voz: http://www.ivoox.com/patio-latente-diciembre-caliente-audios-mp3_rf_9663144_1.html

Además, sabemos que anda preparando un texto nuevo donde profundiza sobre sus razones. En cuanto lo haga público os lo haremos llegar.

En cuanto a Juan, le está tocando lidiar con una Junta Electoral de las que parece que todavía se están preguntando «qué enfermedad» tiene para ser coherente con lo que piensa, y le ha mandado el siguiente texto (echadle un vistazo, porque es para flipar):

aoiz

La respuesta de Juan seguro que les deja aún más aturdidos, por su rotundidad:

Me ratifico en mi escrito y que la justificación de mi pretensión es la libertad ideológica y mi propia ideología, la cual es un hecho notorio del que mi comunidad es conocedora. Dicha libertad ideológica, incluso, viene reconocida en diversos textos legales de ámbito estatal y supranacional y su extensión a adecuad la conducta personal a la propia ideología está comúnmente reconocida por los órganos intérpretes de las diversas declaraciones y pactos internacionales de derechos humanos.
Espero su respuesta.

Es lo que pasa cuando la gente tiene las cosas claras y practica algo tan simple como la coherencia… que quienes sólo saben de leyes y normas se quedan descolocados.

Por su parte Axel, no sólo genera textos como el que dejamos a continuación (que se entiende correctamente incluso por las no calanoparlantes), sino que además pone en marcha una campaña,  de la que tomamos la imagen que encabeza este post.

Txapó a los tres. Ánimos y abrazos.

 

De la llei electoral i la imposició de la «democràcia»

El 25 de novembre vaig ser informat que havia estat designat a formar part d’una mesa electoral. De seguida vaig tenir clar que no acudiria a la citació. Tot i això, vaig donar voltes per veure si trobava alguna excusa d’exempció o inclús algun motiu per assistir-hi i així evitar possibles complicacions, però em vaig adonar que en realitat, per mi la via més coherent, era fer objecció de consciència, vistes les contradiccions morals i ideològiques que em suposaria triar una altra opció, i les quals, m’impedeixen participar del mecanisme electoral.

Moltes són les paraules que s’han vist amb el pas del temps expropiades dels seus significats més profunds, i un d’aquests mots és el de «democràcia». Democràcia implica acceptació de la diversitat, la pluralitat i la diferència de pensament, ideològica i religiosa (veure article 16 de la Constitució), el que comporta tenir en compte tant a les majories com a les minories ja siguin individuals o comunitàries. En el moment en que l’objecció de consciència no està contemplada com a causa d’exempció de la participació a les meses electorals, la institució estatal passa a coartar la llibertat que tant es proclama en nom de la democràcia, quan res de democràtic tenen la coacció i la imposició per participar en una mesa sota amenaça de presó d’entre 3 mesos i 1 any, o de multa d’entre 6 i 24 mesos. El que atempta directament contra la llibertat de les persones.

Sinònim de democràcia és també el fet que des de la pràctica diària i quotidiana, les diferents membres d’una societat puguin participar i decidir sobre la pròpia pràctica diària en els afers i transcurs de les seves vides; el que no es contempla en l’actual model parlamentari, on els individus tan sols poden decidir cada 4 anys qui decidirà per ells el com s’han de fer les coses, ja sigui a nivell laboral, d’educació, sanitari, social, cultural, econòmic… Prenent de les seves mans fins el més mínim reducte de la seva autonomia i sobirania, essent en democràcia el poble el que hauria de tenir la capacitat directa de donar forma a les seves expectatives de societat. El que esdevé molt llunyà des de les cúpules dels partits i d’altres institucions com a únic organisme decisori.

Així, el Sistema «democràtic» en el que vivim, -que conflueix d’un model d’Estat totalitari, del parlamentarisme, i d’un model capitalista que fomenta la competència entre iguals en detriment de la solidaritat-, minva la realització personal dels individus, i per tant actua contra la seva llibertat social.

D’aquesta manera, l’Objecció de Consciència resulta un mecanisme de defensa civil no-violenta de les persones que veuen violentada la seva consciència pel Poder o les Lleis. És un acte de renúncia i denúncia d’una situació que com a tal, em fa rebutjar participar en allò que asfixia algunes de les expressions més privades i profundes de la meva persona, consciència i llibertat.

És per tot això, que de cara a les properes Eleccions Generals, com diferents persones han dut a terme en el transcurs dels darrers anys (com és el cas de Nuria a Extremadura, que en breu afrontarà un judici) i d’altres de cara a les Eleccions en curs (com Iker a La Rioja o Juan a Navarra), assumeixo les possibles conseqüències a les que m’exposo en declarar objecció de consciència.

A.A.G.

Terrassa 2015

Primer insumiso electoral (que sepamos) para el 20D-2015

Se llama Iker y es de Munilla, en La Rioja. Como podéis ver por el texto que ha presentado a la Junta Electoral que le corresponde (al final del post), lo tiene muy claro. Es más, una vez se ha puesto en contacto, nos ha comentado que ya conocía la iniciativa y el blog, pero que no ha sido hasta ahora, cuando le ha tocado, cuando ha podido poner en práctica su insumisión electoral. También se está coordinando con el insumiso riojano de 2014, para poner en práctica eso del apoyo mutuo y la solidaridad.

Pues nada, no tenemos más que añadir aquello de «que cunda el ejemplo» y tanto a Iker como al resto de personas que decidáis dar el paso, reiteraros que desde las gentes que animamos este blog podéis contar con todo el ánimo y apoyo que esté en nuestra mano.

Enhorabuena, Iker, por tu decisión y coherencia.

Insumisión electoral!!

iker1

iker2

Al final no se celebró el juicio contra Adrián Vaíllo, aunque no hubo acuerdo en el acto de conciliación

Adrián Vaíllo, miembro del Grup Antimilitarista Tortuga, fue elegido por sorteo en Elx como vocal de una mesa electoral para las elecciones generales de noviembre de 2011. Cuando supo de su nombramiento, se declaró objetor de conciencia. Rechazó formar parte de la mesa, pues considera que en una democracia las personas participan de forma directa en la toma de decisiones de los asuntos que les afectan, algo que no ocurre en el actual sistema parlamentario. Además, considera que capitalismo y democracia son realidades incompatibles.

La administración tomó nota e inició un proceso judicial contra él. La petición fiscal, la cual data de 2012, fue de ocho meses de multa a razón de diez euros diarios; es decir, una pena de 2.400 euros que, en caso de no ser pagada, podría ser sustituida por cuatro meses de cárcel.

Se dispuso que Adrián fuera juzgado el 25 de junio de 2015 a las 9:30 h. A su vez, se convocó una concentración de apoyo al acusado en las puertas de la Ciudad de la Justicia en Elx. A ella han acudido algo más de veinte personas, algunas de las cuales apuestan directamente por la abstención y la objeción de conciencia al sistema electoral; otras, sin compartir esta ideología, mostraban su disconformidad con una ley electoral que ataca a la conciencia y la libertad de las personas.

Finalmente no se ha celebrado el juicio, pero ha tenido lugar un acto de conciliación. En él se ha ofrecido al acusado la aceptación de una multa de seis meses a razón de tres euros diarios (540 euros) o una pena de cárcel de tres meses que quedaría en suspensión durante dos años. Si durante este periodo Adrián fuera condenado por algún delito esta suspensión se levantaría. La oferta no ha sido aceptada.

Mientras tanto, la concentración continuaba en el exterior. A ella se han acercado personas curiosas que han mostrado su estupefacción al conocer la notica y su simpatía por la causa. Algún coche ha saludado con el claxón.

Tras el acto de conciliación, Adrián ha salido del juzgado, ha conversado con las personas que han participado en la concentración y les ha agradecido su apoyo.

El juicio se celebrará el 19 de mayo de 2016.

(Tomado de Tortuga: http://www.grupotortuga.com/Concentracion-de-apoyo-al-objetor)