Ni nos dividen ni nos (con)vencen, el 25 de enero ¡todas somos Nur!

CARTEL Nur

Que una de las principales herramientas de los Estados que se dicen democráticos (dime de qué presumes…) es crear leyes, normas y códigos para perseguir y castigar a quienes les cuestionan (esa es su forma de entender la “democracia”) es algo tan sabido como habitual. Que la aplicación de esas normas represivas se practica de forma arbitraria y selectiva intentando con ello conseguir dividir y enfrentar a quien “ose” desobedecerlas públicamente, es algo que conoce perfectamente todo grupo o colectivo que en algún momento haya cuestionado y desobedecido ese totalitarismo estatal que tratan de “imponernos democráticamente”. Es su forma habitual de proceder… aunque con ello quede en evidencia que “el rey Estado democrático de derecho” está desnudo y podrido.

La insumisión electoral no iba a ser una excepción. Por eso el próximo 25 de enero van a juzgar en Plasencia a Nur, una de las 12 personas que en mayo de 2014 decidimos hacer pública nuestra insumisión al nombramiento para formar parte de las mesas electorales de los comicios europeos.

De las 12 personas que nos declaramos insumisas en 2014, la inmensa mayoría, 10, no hemos tenido noticia ni notificación alguna por parte de nadie desde entonces. Y sólo una (Héctor) había sido sometida a un juicio rápido y una multa de 480 euros

Con otra, Nur, llevan intentándolo desde hace tiempo. Primero buscando que llegara a un “acuerdo pactado” con el objetivo de ver hasta qué punto con esa maniobra podían deslegitimar su insumisión. Como no lo consiguieron, y además han visto que tanto Nur como el resto seguimos impulsando la insumisión electoral, y que nuevas personas insumisas se van sumando en cada proceso, han decidido ahora castigarla por su tozuda coherencia. La fiscalía solicita una pena de 16 meses de pena-multa a 10 euros por día.

Igual se creen que con represiones selectivas nos van a dividir. Pues lo llevan claro. Lo que van a hacer es conseguir unirnos más, y que se nos una más gente. Es algo que quienes desconocen los conceptos y prácticas de solidaridad y apoyo mutuo no pueden comprender. El 25 de enero, estemos físicamente allí o no todas vamos a ser Nur. Y todas sabremos dar respuesta a lo que allí suceda.

Para empezar, todas las que podáis estáis convocadas a la concentración de apoyo convocada el lunes 25 de enero en el juzgado de lo penal nº 1 de Plasencia, para hacerle llegar a Nur el calor colectivo. Así como dejarle claro desde ya que nos sentimos muy orgullosas de ella, y que gracias a su coherencia ese camino de insumisión se va a ensanchar notablemente. Todas somos Nur y todas hacemos nuestras estas palabras con las que puso letra a su opción insumisa. Que el día 25 puedas sentir el calor de todos los abrazos insumisos de quien ese día nos sentiremos siendo tú. ¡Dáles caña Nur!

Si interesara tener paisanos conscientes, pensantes e independientes, se nos enseñaría desde bien pequeños a ser partícipes y capaces de tomar decisiones sobre aquello que afecta a nuestra vida. Se premiaría la crítica trabajada. Bienvenidas las voces discordantes que ayudan a tumbar antiguas hipótesis y crear nuevos puntos de vista. Pero no. Desde luego esa no es la educación que vivimos.

Aprendemos bien a acatar y a no intentar llamar la atención más que por méritos académicos. Y de mayores nos cambian pupitres por papeletas, ahí nuestra raya, hasta ahí nuetra voluntad, a no ser que quieras ser uno de ellos y ser entonces tú quien marca las pautas. Lo llaman carrera política.

No interesa la desobediencia, el Pueblo lo sabe, y al Estado no le falta ocasión para recordarlo usando su “legítima violencia”.

En ciertos países están obligados a votar bajo pena de multa, nosotros aun no, podemos no ir, en el fondo no les afecta e incluso a algunos les beneficia. Aunque la mayoría absoluta no votase, nada pasaría.

Yo no voto, no me veo capaz de legitimar este modelo político, mi conciencia no me lo permite. No suscribiré el “si no votas no puedes quejarte”. Mi convicción es meridianamente opuesta, si votas, si decides que sea otro el que hable por ti, aceptando el “mal menor” es, a mi parecer, cuando la queja posterior se queda vacía. La abstención es una crítica en sí misma, la abstención activa, lo deseable.

A este sistema -aun con cada vez más detractores- no le faltan acólitos. No debería existir problema en encontrar suficientes voluntarios para formar sus mesas electorales.

No seré yo la única que haga primar sus principios este 25 de mayo. Ya los hubo antes y los habrá después. El objetivo no es “librarme” de un tedioso día cotejando la identidad de mis vecinos, yo ese día trabajaré igualmente, mi intención es ser borrada del censo electoral y que sólo forme parte de él quien quiera respaldar este estilo de política. Así como se consiguió constituir un ejército no obligatorio.

El castigo, sobredimensionado, como siempre que se intenta mantener a la gente mansa, abusando del uso del miedo que el poder puede inducir.

Nur

Anuncios

Un comentario en “Ni nos dividen ni nos (con)vencen, el 25 de enero ¡todas somos Nur!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s