Archivos Mensuales: noviembre 2015

Primer insumiso electoral (que sepamos) para el 20D-2015

Se llama Iker y es de Munilla, en La Rioja. Como podéis ver por el texto que ha presentado a la Junta Electoral que le corresponde (al final del post), lo tiene muy claro. Es más, una vez se ha puesto en contacto, nos ha comentado que ya conocía la iniciativa y el blog, pero que no ha sido hasta ahora, cuando le ha tocado, cuando ha podido poner en práctica su insumisión electoral. También se está coordinando con el insumiso riojano de 2014, para poner en práctica eso del apoyo mutuo y la solidaridad.

Pues nada, no tenemos más que añadir aquello de «que cunda el ejemplo» y tanto a Iker como al resto de personas que decidáis dar el paso, reiteraros que desde las gentes que animamos este blog podéis contar con todo el ánimo y apoyo que esté en nuestra mano.

Enhorabuena, Iker, por tu decisión y coherencia.

Insumisión electoral!!

iker1

iker2

Anuncios

El periódico «El Correo» de Álava nos dice cómo eludir la obligación de estar en las mesas electorales

Cómo librarse de estar en una mesa electoral…

Podéis consultarlo aquí

Tras la visita del cartero y una vez dados por enterados los elegidos, solo hay tres opciones de cara a afrontar el 20D:

1.- Presentar una renuncia.

2.- Declararse insumiso, aunque ello supondrá una multa o incluso pena de cárcel.

3.- Cumplir con la obligación

Unbelievable!!!!

Nuevo llamamiento a la insumisión a las mesas electorales ante las elecciones del 20 de diciembre

nadie

A partir del próximo 20 de noviembre comenzará a ponerse en marcha la maquinaria conscriptiva que lleva aparejado todo proceso electoral del actual sistema parlamentario-partitocrático. A partir de ese día, en los distintos ayuntamientos comenzarán a realizarse los sorteos por los que se designarán a las 500.000 personas (entre titulares, primeros suplentes y segundos suplentes) a quienes se tratará de obligar —bajo la amenaza de sanción— a acudir a la constitución de las mesas electorales de las elecciones generales del próximo 20 de diciembre.
Desde este blog por el Des-Censo electoral queremos hacer un nuevo llamamiento a la rebelión, para que nos neguemos públicamente a cumplir con esa obligación impuesta por el Estado (eso y no otra cosa significa «conscripción»). Como en convocatorias anteriores, nos volvemos a comprometer a dar una mínima cobertura y apoyo a las personas que estén dispuestas a dar ese paso para impulsar el carácter colectivo que defendemos para la insumisión al censo electoral.
Si bien en el blog se detallan claramente los riesgos que se asumen con la práctica de esta desobediencia civil (que todo el mundo debe conocer antes de dar el paso), también queremos reseñar que la inmensa mayoría de las personas que practicamos la insumisión al censo en las pasadas elecciones europeas de 2014 aún no hemos recibido notificación judicial alguna (los casos de quienes sí la han recibido están detallados en el propio blog), lo que parece un primer resultado del fuerte aumento del número de personas que nos declaramos insumisas a ese proceso. Parece evidente que cuantas más personas nos animemos a hacerlo más difícil será intentar reprimir a las desobedientes, y más probable el posible «efecto» contagio de la desobediencia.
Por todo ello, como dice el tríptico informativo  «Si te mandan una carta…», (recomendamos que lo curiosees para que conozcas los casos de insumisión al censo electoral que se han dado hasta la fecha y algunas de las razones alegadas, curiosidades relacionadas, etc.) puedes encontrar información detallada de cómo practicar la desobediencia al nombramiento a mesa y de las posibles medidas represivas que se pueden tomar contra ti, así como numerosas ideas y propuestas para hacerlas frente (e intentar así darles la vuelta) en caso de que lleguen a practicarlas.
Porque  ha llegado el momento de unir públicamente nuestras voluntades insumisas, practicando mediante la desobediencia civil el Des-Censo electoral, hasta hacer inaplicable tal obligación, dando con ello otro paso más en la recuperación de nuestra capacidad para ser nosotras mismas quienes protagonicemos el «gobierno del pueblo».