Archivos Mensuales: junio 2015

Adrián Vaíllo, insumiso electoral

El día 20 de noviembre de 2011,  Adrián, un militante de más de una lucha social honorable, no acudió a la mesa electoral en un colegio de Elche, donde, nombrado como estaba para vocal de mesa, le esperaba toda la parafernalia comicial.

Lo hizo, según relata él, por razones ideológicas y ante el conflicto moral entre cumplir una norma que considera injusta (y de paso deberíamos decir que es altamente inconsistente e injusta) y sus propias convicciones. Luego volveré sobre la materia.

Que Adrián no acudiera a la mesa, como se sabe, fue una hecatombe comparable con la muerte de Almilcar Barca en el río Vinalopó, también en Elche, hace ya siglos. Por su ausencia de aquel día,  las elecciones se volvieron inelectibles y Elche entero sufrió la desgracia y la perdición. Al año siguiente se dejó de cantar el Misteri en el día acostumbrado. Hasta se habla de una conjunción planetaria nefasta a causa de la herejía de Adrián, que encima tuvo la osadía de manifestar públicamente su disenso con el sistema de conscripción para las mesas electorales y más allá de ello, abundar en las razones que, a su parecer, desvelan lo ilegítimo de una democracia meramente formal y aparente que se legitima con votaciones, pero no distribuye el poder ni mira por los intereses del bien común y encima genera el modelo de política elitista, extractiva y cómplice con los intereses oligárquicos, todo lo cual nos ha traído hasta el día de hoy al triste lugar donde nos encontramos.

Mientras esto ocurría, en el resto de las miles de mesas electorales de todo el territorio estatal, dejaron de acudir en silencio miles, muchos miles, de anónimos y discretos presidentes de mesa electoral, vocales y demás conscriptos. Por si fuera poco, las juntas electorales concedieron exenciones para quienes excusaron circunstancias de tanta enjundia como una comunión, pertenecer a una orden religiosa de clausura o tener que salir al día siguiente de viaje. ¿Sucedió algo por ello? No que sepamos. ¿Se hundió la parafernalia de las elecciones?, ¿se tuvieron que anular comicios y votaciones? Tampoco relataron nada especial los noticieros de la época, y hasta los delegados de gobierno del momento reseñaron la átona “normalidad democrática” de los comicios.

Ahora, el día 25 de junio, casi cuatro años después de aquel desacato, un juzgado penal ha sometido a juicio a Adrián, que viene acusado con severidad por el Fiscal.

Llama la atención que el acto silencioso de miles de ciudadanos que, sencillamente, se despiden a la francesa de la participación en esas mesas electorales, no sea objeto siquiera de investigación alguna (pues el sistema goza de un “ejército de reserva” de vocales suplentes y hasta de un régimen de “voluntarios” para acudir raudos a las mesas dichosas) y que tampoco sea objeto de eco periodístico ni de conocimiento alguno. ¿Por qué así, por qué este trato de favor? Sencillamente, porque no estorban, porque su silencio silencioso no perturba el meollo de la cuestión: la racionalidad de someter a la fuerza a los ciudadanos a formar parte de estas mesas electorales, como si de un deber cívico esencial se tratara.

Un general hace muchos años, en los obscuros tiempos del franquismo nominal, dijo en el parlamento orgánico de aquel entonces que lo que era sumisa negativa a hacer la mili por parte de los testigos de Jehová (y por tanto admisible para el ejército) era desacato intolerable en los objetores que, encima, hacían público su desacato y pretendían apelar a la sociedad para alertarla del meollo de la propia obligación de servir al ejército (y por tanto inadmisible y sancionable penalmente).

No sé si encuentran el paralelismo. Yo sí.

Pero, volviendo sobre el enjuiciamiento del insumiso electoral, resulta sorprendente el trato penal que se le da a éste.

Primero, porque el propio tipo penal es un tipo excepcional, ni siquiera previsto en el código penal, sino en la norma electoral, lo cual no parece una técnica penal muy canónica y nos hace pensar en un delito de autor al uso.

Segundo, porque participar o no hacerlo en unas elecciones o en todas es un derecho, no una obligación, y nuestro ordenamiento admite la libertad ideológica, al menos en lo declarativo, de no votar, ya sea por comodidad (como vemos, a veces lo cómodo es votar y no complicarse la vida, y lo incómodo hacer caso a la conciencia a pesar de las consecuencias) o por convicciones ideológicas o creencias. E incluso más, es que este derecho de conciencia se admite por las juntas electorales para ciertos supuestos de “excusas” a formar parte de mesas electorales (de hecho repaso ahora algunas resoluciones de diversas juntas excusando a monjas y testigos de Jehová por sus creencias). Es un contrasentido tener derecho a no participar, e incluso que este derecho alcance a ciertos colectivos religiosos en cuanto a las mesas electorales, pero que la ley imponga sanciones a quienes niegan la participación en casos como el de Adrián.

Tercero, porque en realidad el tipo penal por el que Adrián es enjuiciado ahora, en contra del propio sentido del derecho penal, no protege ningún bien jurídico estimable (no tiene que ver con el derecho a participar y tampoco con que las elecciones se puedan desarrollar), sino, sencillamente, la imposición per se de una obligación legal accesoria (no un deber jurídico, que en el mundo propio del derecho es otra cosa) de participar obligatoriamente en las mesas electorales. Mesas que, haga lo que haga Adrián con su manifestación pública de rechazo por razones de conciencia, o los miles de no comparecientes anónimos, se constituyen porque el sistema tiene previsto un modelo diversificado de reemplazo que hace que los comicios se celebren siempre. No hay lesión de bien jurídico alguno y por tanto no puede entenderse delictivo el comportamiento.

No ha habido, en la actitud de Adrián, lesión efectiva de ningún bien jurídico esencial. Los comicios tuvieron lugar de todas formas. Ganaron los de siempre y perdieron los de siempre. La administración excusó por causas nimias a miles de ciudadanos relapsos a esto de perder un día en las mesas electorales para las que, como se ve, existen miles de voluntarios. Otros muchos miles ni siquiera se molestaron en comunicar su ausencia y tampoco pasó nada.

¿Dónde se encuentra la racionalidad de una sanción penal, la máxima que usa el Estado, en estas circunstancias?

Por si fuera poco, Adrián actuó por fidelidad a sus convicciones. Unas convicciones que son respetables y, si se nos apura, razonables. Lo hizo de forma pública, noviolenta, apelando a la comunidad y a su ejemplaridad. ¿Por qué la imposición de una obligación sin mayor sentido jurídico debe prevalecer sobre el ejercicio de una libertad de conciencia en este caso? No es razonable y no es admisible.

A Adrián le juzgan cuatro años después. Le han tenido sometido a una imputación cuatro años sin necesidad. ¿Por qué todo esto?

Todo sinrazones: todo ineficacia. Todo una muestra de perversidad. La perversidad de un sistema electoral injusto que, en el caso de Adrián, con el sacrificio personal de Adrián y de tantos adrianes que han surgido últimamente, tal vez empecemos a ver con la respuesta desmesurada del aparato estatal ante quien señala que el Rey está desnudo, como en el cuento.

Ahora nos toca a los ciudadanos despojarnos de la venda que demoniza a quienes ni admiten el dogma ni se pliegan a su verdadero sentido de reconvertirnos de ciudadanos a siervos.

Juan Carlos Rois. Abogado

Juicio a Adrián Vaíllo, objetor de conciencia al sistema electoral

En noviembre de 2011 Adrián Vaíllo fue requerido para formar parte de una mesa electoral. Se negó a formar parte de ella siguiendo tres principios: su convicción de que el actual sistema no es democrático, la idea de que el bien no se puede imponer y la exhortación de su conciencia.

Adrián argumentó que el sistema político actual no le parece democrático, pues en una democracia las personas participan de forma directa en la toma de decisiones sobre los asuntos que les afectan. Dado que en un sistema parlamentario esto no ocurre, se puso en contacto con la administración mediante los cauces legales pertinentes y solicitó no participar en la mesa porque su conciencia se lo impedía.

Ante la negativa de la junta electoral a admitir su objeción de conciencia, Adrián hizo pública ante la sociedad y la administración su negativa a formar parte del engranaje electoral. El 20 de noviembre, como ya había anunciado, no participó en la mesa.

Casi cuatro años después, Adrián será juzgado por estos hechos. Se enfrenta a una petición fiscal de una multa de ocho meses a razón de diez euros por día (2.400 euros). Incluso podría acabar en prisión.

El próximo 25 de junio Adrián será juzgado en Elx a las 9:30 h, en el juzgado de lo penal número 2. Ese mismo día habrá una concentración, a las nueve de la mañana, en la Ciudad de la Justicia de Elx (c/Eucalipto, 21), en el barrio de Los palmerales.

Para explicar cuáles son sus motivaciones, su experiencia y para hablarnos de situaciones similares así como de las estrategias que emplea el Estado para reprimir la disidencia, se ha convocado una charla, que ofrecerá junto al abogado que le defenderá, Arturo Acón, y que organizan la CNT-Elx y el Grup Antimilitarista Tortuga, el sábado 20 de junio de 2015, a las 20’30 horas, en el local de CNT-Elx, sito en c/Sant Roc, 7.

Ponentes:
- Adrián Vaíllo (objetor electoral y miembro del Grup Antimilitarista Tortuga)
- Arturo Acón (abogado)

En este enlace podéis leer la carta que escribió en 2011: «Carta de un objetor electoral a la sociedad»

En este enlace podéis leer la carta que ha escrito 4 años después: «Cuatro años después, volvería a obrar de la misma manera»

En este otro podéis ver a Adrián explicando sus motivaciones y exponiendo sus argumentos.

En este enlace podéis leer la carta de apoyo del Grup Antimilitarista Tortuga «En apoyo al objetor al sistema electoral Adrián Vaíllo»

En este enlace podéis leer el Manifiesto por la objeción de conciencia electoral.

Actualidad de la insumisión al censo electoral tras el 24M

Aunque este no es el post destinado a analizar en profundidad la cuestión, parece que poco a poco se va consiguiendo que la desobediencia al nombramiento de mesa que supone el des-censo electoral vaya dejando de ser una anécdota que sucedió una vez en un proceso… para pasar a ser una propuesta que cuenta con practicantes en cada cita electoral. Así, a los casos de Paco en 2007 y de Adrián en 2011 se sumaron las 12 insumisas de 2014, a las que hay que añadir ahora las insumisiones habidas en estas pasadas elecciones de mayo de 2015.

El des-censo electoral ha sido la desobediencia civil practicada por Bárbara, de Umbrías (Ávila), por Pablo en Cáceres, por un compañero en Vall d’Albaida (Valencia) y por otro en Jerez (Cádiz). Del mismo modo, al menos dos personas en El Prat (Barcelona) y otra más en Extremadura optaron por presentarse portando camisetas con inscripciones como:

“Estoy aquí en contra de mi voluntad y bajo amenaza de ir a la cárcel”,

y

“En democracia se goza de libertad, a condición de no usarla”.

También sabemos que la bilbaina Teresa se enteró tarde de la opción del des-censo, pero se ha puesto en contacto para hacernos llegar los 62,61 euros que le dieron por estar en la mesa, así como garantizar que si vuelven a “llamarla a filas”, se apuntará sin dudarlo a la insumisión censal.

Parece que de aquí a pocos meses intentarán reclutar a más de 500.000 nuevas personas conscriptas (las que tienen que cumplir con esta obligación impuesta por el Estado) en las elecciones generales que anuncian para noviembre. Habrá que seguir dando nuevos pasos para que el des-censo electoral sea conocido como herramienta para todas aquellas personas dispuestas a declararse insumisas a esa imposición.

Cualquier colaboración vuestra será un inestimable apoyo.

Os dejamos con los textos redactados por dos de las insumisas al censo en mayo de 2015 (más abajo el enlace).

Recordad que la repercusión en medios de la campaña previa que organizamos en Gasteiz la podéis ver en el aparado de “noticias” de este blog.

El texto elaborado por Bárbara es el siguiente:

Me han convocado a la mesa electoral de las próximas elecciones… y me hago objetora de conciencia. Este es el escrito que he preparado. Por si le es útil a alguien…

DIRIGIDO A LA JUNTA ELECTORAL DE ZONA DE PIEDRAHITA: 
Casas del Abad, 4 de Mayo de 2015

Hace unos días recibí la notificación por la que se me informa de que formo parte, como 2º vocal 1 er. suplente, de la mesa electoral 01001U situada en Umbrías. Según el documento y el manual que se le adjuntaba, debo comparecer el 24 de mayo de 2015, con motivo de la celebración de las elecciones municipales y autonómicas, a las 8 de la mañana para la constitución de dicha mesa, así como permanecer en ella más de doce horas hasta que finalice el proceso electoral. Todo ello bajo la amenaza de “pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses” si decido no presentarme.

Sin embargo, también se abre un periodo de siete días para alegar ante la junta y exponer los motivos que impiden la aceptación del cargo. Aprovechando este hecho, comunico mediante esta carta mi OBJECIÓN DE CONCIENCIA ante esta orden. Mi intención no es otra que dirigirme de persona a persona; es decir, de igual a igual a quienes lean este documento y, así, poder explicarles los motivos que me llevan a tomar tal decisión. Por supuesto, espero que los tengan en cuenta a la hora de decidir su respuesta. Repito: me dirijo de igual a igual —creo que es lo que nos dignifica a todos los seres humanos—, no como persona desprovista de poder hacia quien se lo arroga.

Hace ya muchos años que decidí no votar: mi conciencia y mis ideales me lo impiden. Podría enumerar los motivos que me llevan a obrar de este modo y la lista sería muy larga: la desviación de dinero supuestamente público a fines privados, la desigualdad social, las ingentes cantidades de euros destinados a la represión y la muerte, el rescate de los bancos en vez del de las personas, el desahucio de miles de familias, la constante pérdida de derechos laborales, la corrupción y la posterior inmunidad de los políticos que se supone que nos representan, la criminalización de la protesta social, la privatización de la sanidad y de la educación, que cada vez más personas tengan que buscar comida en los contenedores de basura, … y un largo y vergonzoso etc … Si aun así, considerara que vivimos en un sistema digno con imperfecciones subsanables, no dudaría en participar en él y aportar mi granito de arena en mejorarlo, pero no es este el caso. La corrupción del sistema no afecta a sus accidentes, sino a su misma esencia; es decir, es intrínseca a él.

Soy una persona partidaria de la democracia directa y, por tanto, de la política que hacemos entre iguales. Y mis iguales son todos los seres humanos. Por ello, no puedo dejar de estar en desacuerdo con el actual sistema político y electoral, no puedo dejar de ver a los políticos profesionales como usurpadores de la soberanía popular y no puedo dejar de pensar que en democracia una persona no renuncia a decidir sobre los asuntos que le afectan porque deposite un voto cada cuatro años. Si a esto sumamos que muchas de las personas que forman parte del poderoso tándem estado-capital y que, por tanto, tienen poder de decisión sobre el resto, ni siquiera concurren a las elecciones, no puedo hacer otra cosa que no visitar ninguna mesa electoral, ni para votar ni para formar parte de ella.

Frente a las elecciones promovidas por el estado, propongo la autogestión y el asamblearismo, la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común y el mutuo esclarecimiento sin el que no puede existir la democracia. Solamente así podremos hacer frente al desinterés y la apatía por lo público que caracteriza a un sistema que coacciona a la gente para que forme parte de sus mesas electorales. 
Por último, quisiera aclarar brevemente algunas cosas. No pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden; por supuesto, tampoco tengo la intención de causar ningún trastorno a quien decida votar. Es un simple acto de denuncia de una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro. Es una simple decisión que me hace rechazar participar en aquello que asfixia algunas de las expresiones más privadas y profundas de mi humanidad: mi conciencia y mi libertad.

Con la intención de que tengan en cuenta mis consideraciones, les pido, insisto que de igual a igual, que REVOQUEN mi nombramiento como 2º vocal 1er suplente de la mesa electoral 01001 de Umbrías.

En espera de su respuesta, reciban un cordial saludo

Bárbara Gómez Vázquez

Éste es el escrito presentado por el compañero valenciano:

A la Junta Electoral de Zona, Jutjats d’Ontinyent.

Fa uns dies vaig rebre la notificació per la qual se m’informa que forme part, com a president, de la mesa electoral 01 002 U, situada al Centre Cultural “Passarel·la” Sala A (Part esquerra) d’Albaida. Segons el document i el manual que s’adjunta, he de comparèixer el 24 de Maig, amb motiu de les eleccions municipals i autonòmiques del 2015. Tot açò amb l’amenaça de “pena de presó de tres mesos a un any o multa de sis a vint-i-quatre mesos” si decidisc no presentar-me.

No obstant açò, també s’obri un període per poder al·legar i exposar els motius que impedeixen l’acceptació del càrrec que a continuació expose: No vull declarar-me com a objector de consciència, ni res per l’estil, ja que ho veig molt més senzill, això vol dir, que em declare ideològicament com anarquista, per tant, per qüestió de principis dec de ser conseqüent amb les meues finalitats. La meua intenció no és una altra que dirigir-me de persona a persona; és a dir, de igual a igual a qui llig aquest document i, així, poder explicar-los els motius que em porten a prendre tal decisió. Per descomptat, espere que els tinguen en compte a l’hora de decidir la seua resposta.

Podria enumerar els motius que em porten a obrar d’aquesta manera, per a que ho pugueu entendre millor, no quedar-se amb un “-ista”, o amb una etiqueta solta. La llista podria ser molt llarga, però crec que no dec de deixar d’exposar algunes per les quals no vull participar: La desviació de diners públics a finalitats privades, la desigualtat social, les ingents quantitats d’euros a la repressió i la mort, la manera executiva i individualista d’afrontar tant els problemes socials com les resolucions que afecten a la nostres vides en general des de les administracions, totalment llunyanes de la realitat social del dia a dia, sense donar opció d’afrontar-ho de manera col·lectiva, entre tots i totes, privant-nos de la nostra responsabilitat i de l’apoderament mutu per reconduir les nostres vides, tant en lo social, lo laboral i econòmic. Així mateix, la corrupció del sistema no afecta als seus accidents, sinó a la seua mateixa; és a dir, és intrínseca a ell.

El meu concepte de democràcia, pot ser, sone molt utòpic o pot ser que no es prenga amb la serietat que mereix, però jo crec amb la democràcia directa, federativa i assembleària, no amb aquesta democràcia que en realitat és un sistema parlamentari i presidencialista, on obliga a delegar la nostra responsabilitat en uns pocs, que com ja dic, no tenen res a vorer ni amb nosaltres (la gent d’apeu), ni amb la nostra realitat social, i a la vista està, que prenen decisions a les nostres esquenes on afavoreixen abans als bancs i a la persistència d’aquest règim econòmic i de consum anomenat capitalisme, que a les persones. Per tant és molt més injust del que s’imaginem.

Enfront de les eleccions promogudes per l’Estat, propose l’autogestió i el assemblearisme, la presa de decisions per consens que promou la reflexió en comú i el mutu esclariment, que sense el qual no pot existir tal democràcia. Solament així, podrem fer front al desinterès i l’apatia pel públic que caracteritza a un sistema que coacciona a la gent perquè forme part de les seues taules electorals. Finalment, volguera aclarir breument algunes coses. No pretenc cercar paranys ni trucs que m’eximisquen d’acatar aquesta ordre; per descomptat, tampoc tinc la intenció de causar cap trastorn a qui decidisca votar. És un simple acte de denúncia d’una situació injusta i, com a tal, camina per la mateixa senda que van transitar i transitaran aquells que van prendre decisions similars i aquells que ho faran en el futur. És una simple decisió que em fa rebutjar participar en allò que asfixia algunes de les expressions més privades i profundes de la meua humanitat: la meua consciència i la meua llibertat.

Amb la intenció que tinguem en compte les meues consideracions, els demane, insistisc que d’igual a igual, que REVOQUEN el meu nomenament com a president de la mesa electoral 01 002 U.

Espere la seua resposta. Atentament i amb afecte, VST.
Per a que així conste, ho signe a Albaida el 5-5-2015.

/**/

Una mujer de Ávila no acepta ser miembro de una mesa electoral (Objeción de conciencia)

Bárbara Gómez Vázquezse ha declarado objetora de conciencia ante su nombramiento como 2º vocal 1er suplente, de la mesa electoral situada en Umbrías http://www.votoenblanco.com/No-acepta-ser-miembro-de-una-mesa-electoral-Objecion-de-conciencia_a6016.html

Detingut el president d’una mesa electoral que es va negar a acudir al col·legi electoral

Una de les meses electorals situades al Centre Cultural la Passarel·la d’Albaida va ser dirigida pel president suplent, atés qui l’havia de presidir s’hi va negar i no es va presentar al col·legi electoral. La persona nomenada per a aquesta funció, qui ens ha demanat de no fer públic el seu nom, havia informat la Junta Electoral de Zona de la seua decisió, basada, tal com explica en el seu escrit d’al·legació, en motius ideològics. Aquest dilluns, quan ha acudit voluntàriament a la caserna de la Guardia Civil d’Ontinyent a declarar, acompanyat d’un advocat, ha quedat detingut. http://www.grupotortuga.com/Detingut-el-president-d-una-mesa

Comunicado de un miembro del Ateneo libertario de Piornal (Cáceres) que se vio obligado a participar en una mesa electoral

Tras casi un mes de estar analizado profundamente la cuestión, ayer decidí presentarme a la “farsa electoral” ocupando el cargo de 2º Vocal que el Estado español me obligaba a ejercer bajo pena de cárcel de 3 meses a 1 año o multa de 6 a 24 meses. http://ateneolibertariokamocholibre.blogspot.com.es/2015/05/comunicado-de-un-miembro-de-nuestro.html

Abstención Activa y Objeción de Conciencia Electoral

Formar parte de una Mesa Electoral vulnera totalmente mi libertad de conciencia… El audio se puede escuchar en Radio Libertad Constituyente